Ya no es secreto para nadie que el cambio climático está afectando a todas las formas de vida en el planeta. Ello incluye a absolutamente todas, desde nosotros mismos hasta los inofensivos y muchas veces ignorados corales en el océano.

Actualmente, muchas especies de aves y animales marinos como los delfines se están viendo afectadas por estos cambios de temperatura. De hecho, en Australia ya se registró la primera pérdida de uno de estos últimos a causa del calentamiento global.

Asimismo, muchos insectos se han visto perjudicados por las altas oleadas de calor. Un ejemplo de ello, es que para la fecha ya un 80% de las hermosas mariposas monarcas ha desaparecido del mundo.

Por si fuera poco, el cambio climático provocado por la humanidad también ha comenzado a tener efectos sobre las plantas, árboles, terrenos, mares, alimentos y zonas glaciares del planeta. En resumen, no ha quedado un solo rincón que estos violentos cambios de temperatura no hayan perjudicado. Ahora, una nueva investigación nos demuestra que el calentamiento global también está afectando a antiguas formas de vida submarinas como lo son los corales.

Algunos datos sobre el estudio

Esta investigación fue llevada a cabo por los científicos Tom Shlesinger y Yossi Loya durante 4 años en los yacimientos de coral que se encuentran en el Mar rojo. Allí, fueron testigos de los rituales de desove de estos y de cómo con el tiempo estos no siguieron ningún patrón.

Hace años, se determinó que la mayoría de estos se regían por los ciclos lunares. No obstante, las últimas ocasiones han demostrado tal inconsistencia que ya no es posible afirmar esto. Para poder comprobarlo, durante el estudio se estudiaron 5 variedades de corales. Cada una no solo mostró variaciones entre ellas sino también con el paso de los años.

La “orgía más grande del mundo” ha sido saboteada

Debido a esta interrupción el proceso de reproducción se ha visto terriblemente limitado. Los corales ya no son capaces de sincronizar el momento en el que liberan sus esporas y el esperma al ambiente. Como consecuencia, la mayoría de estos no logran ser fertilizados.

Después de todo, ambos organismos solo pueden sobrevivir sin ser fertilizados en el agua por unas horas. Anteriormente este método era perfecto debido a los infalibles patrones de sincronización. Ahora, según la investigación publicada este septiembre en AAAS Science, la temperatura del agua ha aumentado 0.31 grados desde 1982. Esto es lo que los investigadores plantean como un motivo para justificar el cambio en los patrones de reproducción.

La amenaza invisible

Por el momento no es posible decir que esto haya tenido un gran impacto en el porcentaje de corales totales en el mundo. No obstante, la población de “bebés” o jóvenes si se ha visto mermada. Por ello, a la larga es posible que nos encontremos con un problema de mayores proporciones de los que esperamos.

Los corales son un factor importante para gran parte de la vida marina, así que si desaparecen, esta se verá afecta. Asimismo, si esta última comienza a mermar, nosotros podríamos comenzar a sufrir en carne propia las consecuencias de nuestros actos.

Referencia:

Breakdown in spawning synchrony: A silent threat to coral persistence: DOI: 10.1126/science.aax0110