Un estudio realizado por investigadores del Colegio de Medicina Albert Einstein encontró una relación entre la exposición a la enorme nube de toxinas, polvo y escombros que resultó del ataque terrorista en el World Trade Center en 2001, con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular entre los bomberos que respondieron primero.

La investigación reveló que las exposiciones inmediatas y repetidas al polvo durante los meses de limpieza posteriores al ataque, se asociaron con un riesgo elevado de enfermedad cardiovascular que duró hasta 16 años.

¿Con qué frecuencia e intensidad deben ejercitarse los pacientes cardíacos?

Los que llegaron primero

Para llegar a sus conclusiones, el equipo de investigación examinó los datos de salud de 9.796 funcionarios del departamento de Bomberos de Nueva York que participaron en labores de rescate en el World Trade Center en las dos semanas posteriores al 11 de septiembre.

La investigación muestra que la exposición al entorno del atentado del 9/11 se asocia con un riesgo inmediato y a largo plazo de efectos adversos para la salud.

Los datos, recopilados entre 2001 y 2017, provinieron del Programa de Monitoreo Médico del Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York.

El análisis de la data mostró que los bomberos que llegaron al sitio del World Trade Center en la mañana del 11 de septiembre de 2001 –cuando el polvo transportado por el aire era más denso– tenían un riesgo 44 por ciento mayor de sufrir enfermedad cardiovascular en los próximos 16 años, en comparación con los que llegaron más tarde ese mismo día.

Los que se presentaron en la tarde del 11 de septiembre tuvieron un aumento del riesgo de enfermedad cardíaca 24 por ciento mayor, en comparación con todos los demás. Además, los que se presentaron y estuvieron allí durante más de seis meses tuvieron un aumento del 30 por ciento.

Efecto a largo plazo

En referencia a estos hallazgos, el doctor David J. Prezant, profesor en la División de Medicina Pulmonar del Colegio de Medicina Albert Einstein y coautor de la investigación, indicó:

“El aumento en el riesgo fue significativo, incluso teniendo en cuenta los factores de riesgo conocidos de la enfermedad cardiovascular como la edad, la hipertensión, el colesterol elevado, la diabetes y el tabaquismo”.

El estudio encontró una relación entre la exposición a la nube de polvo que resultó del ataque del 9/11 con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca entre los bomberos.

Si bien este es un estudio observacional y no puede establecer una relación causal, los investigadores creen que la exposición al polvo y a los productos de la combustión, podría haber desencadenado procesos persistentes que implican inflamación crónica, la cual aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca.

El apoyo social puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca en personas transgénero

En concordancia con estudios previos, los resultados de esta investigación muestran que  la exposición al entorno del atentado del World Trade Center se asocia con un riesgo inmediato y a largo plazo de efectos adversos para la salud, incluidos problemas respiratorios, trastorno de estrés postraumático y varios tipos de cáncer.

Los autores del estudio señalan que los resultados enfatizan por qué es crucial monitorear la salud a largo plazo de cualquier persona expuesta a desastres ambientales masivos, incluso años después del evento.

Referencia: Long-term Cardiovascular Disease Risk Among Firefighters After the World Trade Center Disaster. JAMA Network Open, 2019. https://doi.org/10.1001/jamanetworkopen.2019.9775

Más en TekCrispy