La tasa de asma infantil habría sido casi un 20 por ciento más alta si los niveles de contaminación no hubieran disminuido.

Como muchos saben, el ejercicio físico es ampliamente recomendado como un hábito para preservar la salud de nuestro cuerpo y evitar enfermedades, por lo general relacionadas con el sobrepeso.

Aunque poco se habla de ello, el ejercicio también está indicado para mejorar las capacidades cognitivas como la concentración, probablemente por facilitar el flujo sanguíneo. El hecho es que este es el beneficio del que menos se habla, a pesar de su importancia.

Hace unos meses un equipo de investigadores se enfocó en determinar si existe una relación entre la actividad física, la masa corporal y el rendimiento académico en los niños de primaria. El resultado fue bastante prometedor: los niños más activos físicamente tenían un mejor rendimiento académico que aquellos más inactivos.

Para este estudio, reunieron un total de 86 niños de una escuela primaria Stoke-on-Trent, en Reino Unido, cuyo estado de actividad física se determinó utilizando el Cuestionario de actividad física – Niños. Además, se midieron el peso y la altura, así como el índice de masa corporal (IMC) en los niños en cuatros puntos de tiempo.

Los niños que más ejercicio hacían tuvieron un mayor rendimiento académico en comparación con los menos activos.

Encontraron que los niños más activos tuvieron los mejores resultados en lo que respecta a lectura, escritura y matemáticas en comparación con los niños menos activos. De esta forma, obtuvieron calificaciones promedio o superiores a la media para cada una de sus asignaturas escolares.

Pero los beneficios del ejercicio no solo se palparon en las calificaciones, sino también en su cuerpo a medida que crecían. Es normal que los niños suban de peso conforme avancen en edad, y de hecho, todos los niños del estudio lo hicieron. Sin embargo, los niños menos activos mostraron una tendencia mucho más pronunciada que los niños activos.

Partiendo de ello, los investigadores presumen que los niños que son menos activos durante la infancia, al ser más propensos al incremento de peso, también pueden llegar a sufrir sobrepeso u obesidad en el futuro.

Los niños a los que les gusta la actividad física la hacen con frecuencia

Estos resultados complementan los presentados en un informe de Sport England que muestra que los niños que disfrutan de hacer actividad física tienen más confianza en sus habilidades físicas y también son más conscientes de su importancia, por lo que se les hace más fácil mantenerse activos por mas tiempo.

Y un beneficio va tras de otro. La mayor conciencia sobre este tema entre los niños que se ejercitan los ayuda a mantener el hábito, que según el informe es en promedio dos veces mayor en comparación con los niños que no disfrutan de la actividad física.

El ejercicio físico entre los niños de Reino Unido

Pero como muchos saben, a pesar de toda la energía que suelen exhibir los humanos durante su infancia, realmente la práctica del deporte no está tan generalizada como podríamos esperar.

Según las cifras que se manejan en el contexto del Reino Unido, solo el 17.5 por ciento de los ingleses , el 38 por ciento de los escoceses , el 51 por ciento de los galeses y el 12 por ciento de los niños de Irlanda del Norte cumplen con los niveles mínimos de ejercicio recomendados, que son de al menos 60 minutos cada día.

Pero realmente no es un problema que se limita a esta región del mundo, sino que se observa en muchos otros países. Tal es su prevalencia, que la Organización Mundial de la Salud lo considera una crisis global estimulada por los estilos de vida actuales.

Por ello es necesario que desde sus primeros años se le ubique en espacios propicios para mantenerse activos, ya sea en la escuela, en el hogar o dentro de la comunidad a la que pertenecen.

Asimismo, los adultos, que son los encargados de instruir a los niños, tienen una cuota de responsabilidad en garantizar que los niños hagan ejercicio. Y para ello, más que inculcarles ello, deben servir como ejemplo. Así pues sus padres, maestros y vecinos deberían mostrarse activos también para que observen los beneficios de ello y se animen.

Referencia:

Evaluating the Associations between Physical Activity, Weight Gain and Academic Attainment in Primary School Children. http://pubs.sciepub.com/jpar/4/2/2/index.html