La reconocida Universidad Johns Hopkins inaugurará el mayor centro de investigación psicodélica del mundo, y el primero de su tipo en los Estados Unidos.

Financiado con 17 millones de dólares de donantes privados, el Centro de Investigación Psicodélica y de la Conciencia llevará a cabo indagaciones sobre el uso de drogas psicodélicas en el tratamiento de la adicción a los opiáceos, la enfermedad de Alzheimer, el trastorno de estrés postraumático, los trastornos alimentarios y la depresión, entre otras enfermedades.

Esta intervención podría mejorar la rehabilitación de pacientes con negligencia espacial

Efectos de las drogas psicodélicas

La investigación inicial del centro se enfoca en la psilocibina, el compuesto químico que se encuentra en los hongos mágicos. Según un comunicado de prensa, los especialistas investigarán cómo la psilocibina afecta el comportamiento, la función cerebral, el aprendizaje y la memoria, la biología y el estado de ánimo del cerebro.

El doctor Roland Griffiths, director del Centro de Investigación Psicodélica y de Conciencia junto al director asociado, doctor Matthew Johnson.

Los ensayos clínicos ya planificados para el centro de investigación incluyen un estudio sobre la relación de los efectos de las drogas psicodélicas con la función cerebral y los biomarcadores sanguíneos.

El doctor Roland Griffiths, director del centro y profesor en Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, indicó:

“Además de los estudios sobre nuevas terapias, planeamos investigar la creatividad y el bienestar en voluntarios sanos que esperamos abran nuevas formas de apoyar la prosperidad humana”.

Beneficios terapéuticos prometedores

El grupo de investigación psicodélico dirigido por el doctor Griffiths recibió por primera vez la aprobación reglamentaria para estudiar psicodélicos en el año 2000. En esa oportunidad se realizaron estudios que encontraron efectos emocionales positivos y duraderos, incluso meses después de una experiencia con psilocibina. En un estudio, el 67 por ciento de 36 pacientes describieron su experiencia psicodélica como una de las “más significativas” de sus vidas.

Los investigadores estudiarán cómo la psilocibina afecta el comportamiento, la función cerebral, el aprendizaje y la memoria, la biología y el estado de ánimo del cerebro.

Investigaciones posteriores ya han demostrado beneficios terapéuticos prometedores en el tratamiento de la adicción a la nicotina y en la mitigación de la ansiedad y la depresión asociadas con enfermedades de alta mortalidad, incluido el cáncer.

¿Se ha descubierto la cura para el Ébola?

A pesar de haber mostrado beneficios medicinales y un bajo riesgo de abuso, la mayoría de las drogas psicodélicas siguen siendo ilegales según la ley federal, así como en todos los estados. Aunque algunas ciudades se han movilizado para despenalizar las drogas psicodélicas, estos esfuerzos no han logrado un avance significativo.

Los investigadores manifestaron que entienden los riesgos y peligros del uso de drogas psicodélicas, las cuales señalaron que, aunque pueden ser abusadas, no son adictivas. Asimismo, dejaron claro que podían controlar tanto el abuso potencial o los malos resultados, como los efectos a largo plazo del uso de la droga en aquellos con trastornos de salud mental no diagnosticados, en un entorno de laboratorio donde las personas y las drogas se examinan cuidadosamente.

Referencia: Johns Hopkins launches center for psychedelic research. Johns Hopkins University, 2019. https://bit.ly/2lyBavM

Más en TekCrispy