Bacteria Mycobacterium tuberculosis (Mtb)

La tuberculosis es una enfermedad sumamente antigua que aun en nuestros tiempos no ha logrado erradicarse. De hecho, un estudio reciente reveló que una de cada cuatro personas en el mundo porta la bacteria de la tuberculosis en su cuerpo.

Para aliviar los síntomas de la tuberculosis, es necesario seguir al pie de la letra el tratamiento, cosa que para muchas personas es bastante problemático, tanto con esta como con otras afecciones.

Conscientes de este problema, un equipo de investigadores del MIT en Kenia trabajaron con la compañía de salud digital Keheala en el desarrollo de una aplicación para teléfonos móviles que ayuda a los pacientes a terminar con éxito su tratamiento para la tuberculosis.

Un tratamiento prolongado

La tuberculosis es una de las enfermedades cuyo tratamiento es más prolongado. Este por lo general se extiende durante unos seis meses siempre que se cumpla al pie de la letra. Sin embargo, una gran cantidad de pacientes empieza a fallar en el cumplimiento de su tratamiento a medida que empiezan a sentirse mejor.

El hecho es que este último caso es bastante perjudicial puesto que aún no se han recuperado por completo y puede haber recaídas que no solo los afectarán a ellos, sino también a las personas a su alrededor por lo contagiosa que es esta enfermedad.

Tratándose de una enfermedad tan delicada, cuesta creer que la cantidad de pacientes que abandonen el tratamiento sea tan grande, pero es así. Jon Rathauser, CEO de Keheala, explica que esto se debe a varios factores que intervienen en el proceso: el estigma, los desafíos de acceso a la atención, los onerosos protocolos de tratamiento y la falta de información, motivación y apoyo.

Skype optimiza su mensajería con funciones de guardado, vista previa y pantalla dividida

Una plataforma en la que interactúan pacientes y profesionales de salud

Los pacientes y los especialistas del área interactuaron a través de una plataforma especialmente diseñada para motivar la finalización del tratamiento para la tuberculosis.

Para intentar ayudarlos en esta proeza, se diseñó una plataforma de salud dirigida especialmente a pacientes con tuberculosis que funciona en teléfonos que se limitan a llamadas y envío de mensajes de texto. Este tipo es relativamente común en Kenia, un territorio más propenso a brotes de enfermedades contagiosas como esta.

Para ello, los investigadores se asociaron con 17 clínicas de atención médica en Nairobi, la capital de Kenia, que proporcionaron 569 pacientes que utilizaron la aplicación móvil y 535 pacientes en un grupo de control que no la utilizó.

Pero esta no fue una aplicación como las convencionales, basada únicamente en recordatorios sobre el horario de las medicinas. En su lugar, hubo una comunicación interactiva entre los pacientes y los proveedores de salud, quienes aplicaron sus conocimientos en ciencias del comportamiento para motivar a los pacientes a continuar con sus regímenes de recuperación.

Tendencia en alza: ahora pasamos más tiempo sentados

Por ejemplo, la aplicación envió mensajes diarios a los pacientes pidiéndoles confirmar si seguían o no sus rutinas médicas. Cuando estos no respondían a estos mensajes, entonces la aplicación les enviaba mensajes de seguimiento. De no recibir respuesta así, entonces los miembros del equipo de investigación llamaban a los pacientes para motivarlos.

Así también, la plataforma les proporcionó información sobre tuberculosis, mensajes motivacionales, un “concurso de adherencia” al tratamiento y mensajes sobre los beneficios de continuarlo.

Casi todos los participantes culminaron su tratamiento

Una vez culminado el experimento, los investigadores encontraron que apenas el 4 por ciento de los pacientes con tuberculosis que usaron la aplicación tuvieron resultados fallidos en su tratamiento. Por su parte, en el grupo de control que no usaron la plataforma, se registró un 13 por ciento que no lo terminó.

David Rand, profesor asociado en la MIT Sloan School of Management y coautor de la investigación, indica que los desafíos en este entorno trascienden lo médico y se vuelven conductuales. Así también, la inclusión de la tecnología resultó en un efecto positivo para los participantes.

“Pero críticamente, el desafío no es médico, es conductual. Este es un espacio donde la ciencia del comportamiento puede desempeñar un papel importante en la mejora de los resultados de salud. Para mí, lo que es tan emocionante de este trabajo es que mostramos cómo una intervención que es tecnológicamente bastante simple tiene gran impacto positivo porque está diseñado de una manera psicológicamente sofisticada”.

El siguiente paso es comprobar que esta aplicación puede funcionar no solo en la ciudad de Nairobi, sino en poblaciones más diversas e incluso aquellas en localidades rurales. De hecho, ya los investigadores han tomado cartas en el asunto, y se encuentran en un ensayo controlado aleatorio de tres años en el que repiten el experimento en un rango geográfico más extendido.

Referencia:

Digital Health Support in Treatment for Tuberculosis. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc1806550?query=featured_home

 

Más en TekCrispy