En los últimos años, las dietas vegetarianas y veganas se han vuelto cada vez más populares, pero los beneficios y peligros potenciales de estos regímenes alimentarios no se entienden completamente.

En este sentido, los resultados de una investigación realizada por científicos de la Universidad de Oxford, muestran que los vegetarianos tienen un menor riesgo de enfermedad coronaria que las personas que comen carne, pero un mayor riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Cohorte analizada

Los investigadores revisaron y analizaron datos de 48.188 personas con una edad promedio de 45 años y sin antecedentes de enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular que formaron parte del estudio EPIC-Oxford, una cohorte prospectiva europea sobre cáncer y nutrición.

Los datos mostraron que los pescetarianos y los vegetarianos tenían un menor riesgo de sufrir enfermedad cardiaca.

Los participantes del estudio fueron reclutados entre 1993 y 2001, y no tenían antecedentes de enfermedad coronaria o accidente cerebrovascular. Luego fueron separados en tres grupos: comedores de carne: 24.428 individuos, pescetarianos (que comen pescado, pero no carne): 7.506 sujetos  y vegetarianos, incluyendo a los veganos: 16.254 individuos.

A lo largo del período de estudio, hubo 2.820 casos reportados de enfermedad coronaria y 1.072 accidentes cerebrovasculares. Los investigadores descartaron cualquier factor influyente como fumar o estar en buena forma física.

El análisis de los datos mostró que los pescetarianos y los vegetarianos tenían un menor riesgo de sufrir enfermedad cardiaca. En un periodo de 10 años, por cada 1.000 personas, hubo 10 casos menos en comparación con los que comían carne.

Sin embargo, a pesar de que los vegetarianos y veganos tenían un riesgo 22 por ciento menor de sufrir enfermedad coronaria, tenían un riesgo 20 por ciento mayor de sufrir accidente cerebrovascular, en comparación con los que comen carne.

El mayor riesgo de accidente cerebrovascular podría estar relacionado con niveles más bajos de nutrientes y colesterol circulante, pero se necesita más investigación para confirmar estos hallazgos e identificar una causa.

Satisfacer necesidades nutricionales

El estudio también mostró que las personas que siguen dietas veganas y vegetarianas también mostraban menores tasas de consumo alcohol y tabaquismo, lo que también podría tener un impacto.

La carne es una fuente concentrada de hierro y vitamina B12, que en términos de alimentos, solo puede provenir de fuentes animales.

Hay beneficios para la salud a largo plazo para las dietas veganas y vegetarianas, ya que estas dietas tienden a ser típicamente más altas en fibra y micronutrientes como vitaminas y minerales, y más bajas en grasas saturadas.

Pero hay una advertencia. Si alguien elimina la carne de su dieta, es importante que lo compense con otros alimentos que puedan satisfacer sus necesidades nutricionales.

La carne roja, las aves y el pescado proporcionan nutrientes claves que pueden ser difíciles de obtener de otros alimentos. La carne es una fuente concentrada de hierro, que es especialmente importante para las mujeres, así como una fuente sustancial de vitamina B12, que en términos de alimentos, solo puede provenir de fuentes animales.

Los autores destacan que este es un estudio observacional, y como tal, no puede establecer una causa. Además, estos resultados podrían no ser aplicables ampliamente en otras poblaciones porque se basaron principalmente en europeos blancos.

Si bien el estudio contó con una muestra de gran tamaño y un monitoreo a largo plazo, se necesita más investigación para replicar los resultados en otras poblaciones y debe incluir mediciones adicionales de los factores nutricionales.

Referencia: Risks of ischaemic heart disease and stroke in meat eaters, fish eaters, and vegetarians over 18 years of follow-up: results from the prospective EPIC-Oxford study. British Medical Journal, 2019. https://doi.org/10.1136/bmj.l4897