Se sabe que el riesgo de desarrollar cáncer, una de las principales causas de muerte a nivel global, se incrementa con la edad, pero el resultado de un reciente estudio sugiere que la epidemia de obesidad está complicando la imagen demográfica.

Investigadores de la Universidad Case Western Reserve descubrieron que las tasas de cánceres relacionados con la obesidad están aumentando entre las personas de 50 a 64 años y disminuyendo entre las personas de 65 años o más, por lo que las personas de mediana edad constituyen una proporción creciente de esos diagnósticos de cáncer.

Aumento significativo

El estudio analizó 2,7 millones de casos de 13 tipos de cánceres que se sabe que están asociados con la obesidad: mama, ovario, útero, hígado, tiroides, vesícula biliar, conducto biliar, esófago, mieloma múltiple, riñón, páncreas, estómago y meningioma, entre los años 2000 y 2016. Los investigadores analizaron los datos por sexo, raza y etnia.

En complemento, el equipo de investigación analizó 3,4 millones de casos de cánceres no relacionados con la obesidad durante el mismo período.

Los científicos han descubierto que el cáncer puede ser alimentado por las mismas anormalidades metabólicas que ocurren en la obesidad y la diabetes tipo 2.

Los investigadores observaron el número de casos de cáncer dividiendo los datos en tres secciones diferentes basadas en los grupos de edad de los pacientes de 20 a 49 años, de 50 a 64 años y de las personas de 65 años o más.

Al final del estudio, el equipo no encontró aumentos significativos en las tasas de cánceres relacionados o no con la obesidad para el grupo de pacientes más jóvenes, de 20 a 49 años.

Por el contrario, en el grupo de pacientes con edades de 50 a 64 se observó un aumento de las tasas de cánceres en general, pero esta tendencia fue más pronunciada para los cánceres relacionados con la obesidad. Mientras tanto, para los mayores de 65 años, las tasas generalmente disminuyeron.

Tendencia al alza

Por ejemplo, entre los hombres blancos con cánceres relacionados con la obesidad, la proporción de los que tenían entre 50 y 64 años aumentó del 28 por ciento en el año 2000 al 34 por ciento en 2016, mientras que la proporción de los mayores de 65 años disminuyó del 62 al 57 por ciento en el mismo periodo.

El estudio encontró que las tasas de cánceres relacionados con la obesidad están aumentando entre las personas de 50 a 64 años.

Los científicos han descubierto que el cáncer puede ser alimentado por las mismas anormalidades metabólicas que ocurren en la obesidad y la diabetes tipo 2. Esas anormalidades incluyen inflamación crónica y resistencia a la insulina, la hormona que permite que las células absorban el azúcar en la sangre y la conviertan en energía.

Esto es particularmente relevante dado que, a pesar de que cada vez se le presta más atención, la epidemia de la obesidad continúa mostrando una tendencia acelerada al alza en los últimos años.

Considerando esta tendencia, los hallazgos de este estudio tienen importantes implicaciones para la salud pública y sugieren que se necesitan intervenciones para reducir la obesidad e implementar programas de detección individualizados.

Referencia: Changes in Age Distribution of Obesity-Associated Cancers. JAMA Network Open, 2019. http://doi.org/10.1001/jamanetworkopen.2019.9261