Ballenas negras de pico corto no identificadas en 2004. Foto: Hal Sato.

La caza de ballenas con fines comerciales se reanudó recientemente en Japón a pesar de las prohibiciones planteadas por la Comisión Ballenera Internacional (CBI) establecida en 1982 con el fin de darles oportunidad para que se reprodujeran.

Según los comerciantes pesqueros japoneses, las ballenas siguen formando parte de la cultura gastronómica del país, por lo que no ven mal dicha medida. Sin embargo, otros testimonios indican lo contrario, y a pesar de que en algún momento sí jugaron un papel protagónico en la gastronomía japonesa, la moratoria de hace 30 años había tenido su efecto y el consumo de este animal se había reducido de manera considerable.

Pero tal parece que se trata de una actividad de caza bastante limitada, en la que los únicos objetivos serán las ballenas minke y Bryde, que son de menor preocupación en cuanto a extinción.

Ahora bien, mientras unas especies de ballenas se encuentran en peligro de extinción, otras han aparecido. Los balleneros locales de Hokkaido, una de las islas más importantes del país, han encontrado una especie de ballena picuda que han llamado Kurotsuchikujira, que significa “ballena picuda de Baird negra”.

Kurotsuchikujira ha sido confirmada por los científicos como una nueva especie de cetáceo denominada Berardius minimus, según una publicación reciente en la revista Scientific Reports.

Experto en hormigas descubre una nueva especie en el patio de su casa

Un poco sobre las ballenas Berardius

La ballenas barbadas incluyen el segundo mayor número de especies entre las familias de ballenas dentadas. Son animales difíciles de ver por sus hábitos evasivos y prolongas inmersiones en las aguas oceánicas profundas, y por lo tanto, tampoco se sabe mucho sobre ellas.

Hasta ahora, se habían reconocido un total de 22 especies de seis géneros, entre los que se encuentra Berardius. En Hokkaido, los balleneros han identificado dos tipos de Berardius: una es la ballena picuda de Baird ordinaria (Berardius bairdii), y otra completamente negra y de menor tamaño (Berardius arnuxii).

El caso es que con el tiempo, los balleneros también identificaron dos grupos adicionales de Berardius en las aguas que rodean Hokkaido: uno de forma gris pizarra y el otro, de forma negra. La ballena gris ha sido clasificada también como Berardius bairdii y en la actualidad es muy común en todo Japón. Sin embargo, la forma negra y pequeña sigue siendo rara, y hasta ahora no se había estudiado de manera detallada para clasificarla.

De derecha a izquierda, vistas dorsal, ventral y lateral del cráneo de B. minimus. Fuente: Tadasu K. Yamada.

Fue por ello que una iniciativa entre el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, la Universidad de Hokkaido, la Universidad de Iwate y el Museo Nacional de Historia Natural de los Estados Unidos (USNM), se llevó a cabo un estudio para caracterizarla.

Analizaron la morfología externa de la ballena picuda de tipo negro y los datos osteométricos del cráneo obtenidos de cuatro especímenes. De estos, tres eran de Hokkaido y uno pertenecía a la colección del USNM.

Una morfología diferente a las dos especies registradas

(A) Berardius minimus , y (B) Berardius bairdii. Se observan las diferencias de tamaño, siendo el cuerpo de B. minimus mucho más pequeño, al igual que su pico. Dibujo: Yoshimi Watanabe, Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia.

Tadasu K. Yamada, curador emérito del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia del equipo de investigación explicó que los rasgos más resaltantes, como el cuerpo en forma de huso, pico más corto y un color más oscuro las distingue de dos especies ya mencionadas:

“Con solo mirarlos, podríamos decir que tienen un tamaño de cuerpo notablemente más pequeño, un cuerpo más en forma de huso, un pico más corto y un color más oscuro en comparación con las especies conocidas de Berardius”.

Conoce a los narvales, los unicornios del Ártico

De modo que el resultado de estos análisis fue que la ballena negra rara es en realidad diferente de las dos especies conocidas y citadas anteriormente, la cual no había sido descrita anteriormente en la taxonomía de los cetáceos. Dicho de una manera sencilla, esta pequeña ballena negra es la chica nueva en el género Berardius.

“Los caracteres externos únicos observados y la osteomorfología del cráneo, junto con la filogenia molecular actualizada de Berardius, distinguen la forma negra como una tercera especie de Berardius previamente desconocida en la taxonomía de los cetáceos”.

Sin embargo, Takashi F. Matsuishi, líder del grupo de investigación Stranding Network Hokkaido involucrado en la caza de los seis especímenes estudiados, alega que aún hay cosas por descubrir.

“Todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre B. minimus. Todavía no sabemos cómo son las hembras adultas, y todavía hay muchas preguntas relacionadas con la distribución de especies, por ejemplo. Esperamos continuar expandiendo lo que sabemos sobre B. minimus”.

Ahora bien, los balleneros locales también tienen en la mira otra ballena a la que llaman Karasu, pero aún no se sabe si esta es la misma Kurotsuchikujira. Sin embargo, los investigadores especulan que se trata de otra nueva especie.

Referencia:

Description of a new species of beaked whale (Berardius) found in the North Pacific. http://DOI: 10.1038/s41598-019-46703-w

Más en TekCrispy