Todos sabemos que es de vital importancia mantener nuestro organismo sano. Después de todo, como quien dice, “es el único lugar que tenemos para vivir”.

Por este motivo, constantemente lo estudiamos a él y a los componentes que lo nutren. Gracias a ello, obtenemos información vital del mismo y de cómo darle los cuidados adecuados.

En este caso, el estudio, conocido como “Efecto de las altas dosis de suplementos de vitamina D en la Densidad Volumétrica de los Huesos y en la fuerza de los huesos”, se ha enfocado en las consecuencias beneficiosas o no que podría tener este compuesto en nuestro organismo.

Esto es lo que sabemos de la vitamina D

Como ya todos lo hemos aprendido, la vitamina D juega un papel primordial en cuanto al mantenimiento de la salud y fuerza de los huesos. Asimismo, se trata de un compuesto que llega a ser muy beneficioso para otros procesos dentro del organismo.

Generalmente, solo harían falta 15 minutos de sol en una playa para que el cuerpo genere por sí solo la que necesita. No obstante, en países donde el invierno es notorio, esta simplemente no es una opción.

Este es el caso de Canadá, el país que ha servido de cuna para el estudio que analiza los efectos de los suplementos que surgen como una alternativa artificial cuando los rayos de sol no están disponibles. El proyecto se trató de un trabajo en equipo entre los profesores e investigadores Lauren A. Burt, Emma O. Billington, Marianne S. Rose, Duncan A. Raymond, David A. Hanley y Steven K. Boyd.

Esto es lo que ha revelado el estudio

Los resultados de la investigación salieron a la luz a finales de agosto de este año. En ellos, se dio a conocer el experimento que se realizó durante años para comprobar los efectos de los suplementos.

En ellos, se presentaron tres grupos de estudio. El primero tomaba una dosis de 400 unidades internacionales (UI) del compuesto. Por otro lado, el segundo de 4.000 UI y el tercero de 10.000 UI. Todos los participantes fueron adultos entre los 50 y 70 años que no padecían osteoporosis.

En primera instancia, al utilizar un escáner óseo conocido como DXA no se encontró ninguna diferencia notoria entre grupos. Luego, con la utilización de uno de los equipos más recientes llamado XtremeCT  sí fue posible visualizar variaciones notorias.

Contrario a lo que se esperaba, el índice de la Densidad Volumétrica de los Huesos disminuyó con más intensidad en aquellos participantes que tomaban las 10.000 UI de vitamina D. En porcentajes estos últimos llegaron a una disminución del 3.4%, los de 4.000 UI llegaron a 2.6% y los de 400 solo obtuvieron un 1.4%.

Tomar demasiada Vitamina D puede ser contraproducente

Además de la sorprendente noticia de que las dosis más altas de esta vitamina parecen acelerar la pérdida de densidad en lugar de detenerla, también se presentó con frecuencia en los participantes una condición conocida como Hipercalcemia.

Esta se presenta únicamente cuando el nivel de calcio en la orina es demasiado elevado. El nivel de incidencia de la misma también se mostró sensible a la ingesta de vitamina D. Siendo los más afectados (en un 33%) aquellos que tuvieron los más altos niveles de consumo.

¿Cuál es la dosis adecuada de esta vitamina?

En la actualidad, Health Canada recomendaba una ingesta de 600 UI a los adultos menores de 70 y de 800 UI después de estos. Sin embargo, este estudio recientemente realizado demuestra que los más altos niveles de Vitamina D no siempre son los más beneficiosos. Por ello, concluyeron que una dosis adecuada podrían ser las 400 UI de uno de los grupos control.

Referencia:

Effect of High-Dose Vitamin D Supplementation on Volumetric Bone Density and Bone Strength: DOI: 10.1001/jama.2019.11889