Muchos, tanto consumidores como no consumidores, saben que las drogas ilícitas tienen notorios efectos psicoactivos que suelen distorsionar la percepción de la realidad. En dosis elevadas o muy frecuentes, estos pueden generar conductas adictivas y dañinas de las cuales es muy difícil salir después.

Aquellas personas que consumen drogas frecuentemente, a los que de aquí en adelante nos referiremos como consumidores crónicos, con el tiempo van aprendiendo a relacionar el ambiente de consumo con la droga misma y de esta forma van desarrollando su adicción.

Analizando esto a nivel más químico, estos recuerdos que favorecen la adicción parecen ser creados por cambios en la expresión génica en el hipocampo, y también involucra al gen FosB. Sin embargo, no se sabe bajo cuáles mecanismos intervienen estos en el proceso.

Modificación epigenética del gen FosB

AJ Robinson y sus colegas de la Universidad Estatal de Michigan decidieron hacer una investigación sobre este tema, y se enfocaron en determinar la forma en que la exposición a la cocaína afecta la expresión el gen FosB en el hipocampo utilizando ratones. Los hallazgos fueron publicados en la revista JNeurosci.

Los investigadores suministraron cocaína diariamente a un grupo de ratones de laboratorio y estos mostraron una mayor expresión de FosB en comparación con los ratones que en su lugar recibieron solución salina.

De modo que el consumo crónico de cocaína dio lugar a la modificación epigenética del gen que lo hizo mucho más activo que en los ratones que no la consumieron. Así lo indican los autores en su informe:

“Demostramos que la cocaína crónica involucra cambios específicos de locus en el perfil epigenético del gen FosB en el hipocampo, y que estas alteraciones son necesarias para la expresión de genes dependientes de cocaína y las asociaciones de cocaína y medio ambiente”.

Pero los científicos también se interesaron en saber qué ocurría si se intentaba bloquear la modificación de la actividad de gen FosB. Al hacerlo, los ratones no pudieron desarrollar los recuerdos mencionados anteriormente, es decir, no pudieron formar asociaciones entre la cocaína y el medio ambiente en que la consumieron. Esto implica una regulación epigenética del gen en la formación de memoria de drogas.

Los autores indican que la utilidad de estos hallazgos radica en los nuevos datos que aporta sobre la forma en que droga ilícitas muy comunes como la cocaína pueden causar adicción en sus consumidores. A partir de esto, podrían desarrollarse terapias para ello.

Referencia:

Epigenetic Regulation of Hippocampal FosB Expression Controls Behavioral Responses to Cocaine. https://doi.org/10.1523/JNEUROSCI.0800-19.2019