Foto: Bloomberg

Luego que personas inescrupulosas aprovecharon la función de traducciones de YouTube para emitir comentarios ofensivos, la plataforma de videos en línea decidió modificar la normativa para hacerlas un poco más rigurosas.

La característica de traducciones de YouTube permitían a la comunidad realizar traducción de contenido en diferentes idiomas, sin embargo, esta función no fue utilizada correctamente permitiendo incluso la difusión de campañas de acoso.

Recordemos que desde YouTube Studio las comunidades podían contribuir con traducciones crowdsource, que permitía traducir el contenido al idioma nativo. Sin embargo, la plataforma ha reforzado la normativa de esta actividad debido a los recientes casos de acoso.

De acuerdo con lo publicado en el sitio, los usuarios podrán grabar sus videos en idioma nativo sin embargo, estas no se publicarán en YouTube hasta que el propietario del canal las haya aprobado manualmente.

De esta manera podrán combatir a los trolls y malintencionados que hacen vida en la plataforma de videos de Google desde hace mucho tiempo.

Aunque YouTube asegura haber advertido a los creadores de contenido acerca de los riesgos de esta característica en 2017, muchos usuarios decidieron pasar inadvertida la aprobación manual de traducciones y algunos lo dejaron en automático, dejando como resultado una ola de videos malintencionados en la web.

Un YouTuber llamado JT fue víctima de una campaña de acoso a gran escala, en gran parte a través de las traducciones de los videos de PewDiePie. El creador de contenido aseguró haber hecho videos publicando lo sucedido y finalmente volvió a publicar triunfante la modificación de las políticas de YouTube.

YouTube recomienda que los usuarios y creadores de contenido deben ser cuidados con las traducciones y alerta acerca de las personas inescrupulosas que abundan en la web. Asimismo, insta a los usuarios a realizar la revisión periódica puede mantener fuera del contenido traducido, como enlaces de spam y lenguaje ofensivo.