A años del legado de tristeza y destrucción que el huracán Katrina dejó a su paso, son pocas las personas que no temen las catastróficas consecuencias que podría acarrear Dorian. Esta tormenta tropical se ha venido formando en los últimos días y ya ha logrado alcanzar velocidades en los vientos que la clasifiquen como huracán.

Actualmente se encuentra sobre la isla Gran Bahama, a pocos kilómetros de las costas de Florida. Mientras que esta tormenta por ahora solo ha presentando fuertes vientos y grandes cantidades de lluvia, la posibilidad de que se transforme en algo mucho más grave sigue estando presente.

La tormenta ha aumentado su intensidad con el paso de los días

El 28 de agosto, esta tormenta tocó Puerto Rico y lo dejó atrás con lo que podríamos consideras “solo una advertencia” ya que no acarreó grandes problemas ni catástofres. Para ese momento, el National Hurricane Center (Centro Nacional de Huracanes) o NHC de Estados Unidos lo calificó como un huracán de Categoría 1.

Sin embargo, acotaron que, debido a la trayectoria de la tormenta y los vientos de la misma, la posibilidad de que su magnitud aumentara era muy alta. Bastó solo decirlo, pues ahora, apenas a cuatro días de este comunicado, el huracán ha escalado desde la categoría 1 hasta la 4.

Es con esta última calificación que actualmente pisa las Bahamas y con la que probablemente llegará a Florida. Para este momento, la velocidad de sus vientos ya roza los 250 kilómetros por hora.

Se esperaba verla tocar las costas estadounidenses el 1 de septiembre

Según las predicciones del NHC Dorian debió tocar las costas de Florida este primero de septiembre. No obstante, ha frenado un poco su velocidad al pasar por Gran Bahama. Actualmente, se estima la llegada del huracán entre el martes y el miércoles de esta misma semana.

Su paso por las Bahamas ralentizó su marcha

Como ya lo mencionamos, Dorian parece haber hecho una parada especial al llegar a las islas de las Bahamas. Ahora, se mueve a una velocidad relativamente baja de 2 km por hora.

En consecuencia, cuenta con todo el tiempo del mundo para descargar una gran cantidad de precipitaciones pluviales sobre la isla. El total de lluvia que se ha contabilizado para el momento en las Bahamas ya llega a los 76 centímetros. No obstante, existe el riesgo de que se presenten tormentas repentinas que con facilidad lleguen a los 5 o 7 metros.

Mientras, en el ojo del huracán…

En el medio –literal– de toda esta tormenta se encuentran los residentes de Gran Bahama. Actualmente, su ubicación les permite disfrutar de la relativa calma que ofrece el ojo de la tormenta.

Incluso, es posible observar cielos despejados en esta zona. Sin embargo, la NHC ha advertido que no deben confiarse y que deberían comenzar a tomar sus previsiones. Después de todo, a medida que el huracán avance, los poderosos vientos terminarán por desbaratar la tranquilidad que ahora viven los ciudadanos.