La diabetes es una de las principales causas de accidente cerebrovascular y enfermedad cardíaca.

Los problemas cardíacos, junto con lo cardiovasculares, figuran entre las causas de muerte más frecuentes en la población a nivel mundial en la actualidad. Por ello, las recomendaciones médicas están principalmente orientadas a reducir el riesgo de sufrir dichas afecciones.

Sin embargo, quienes ya las padecen, requieren especial atención para evitar que esta pase a mayores y que incluso culmine en muerte. Una prueba de ello es el descubrimiento reciente de que un medicamento comúnmente utilizado para tratar la diabetes también funciona como tratamiento para pacientes con insuficiencia cardíaca.

La insuficiencia cardíaca es común en pacientes con diabetes tipo 2

Un nuevo estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés), que se está celebrando en París, Francia, revela que la dapagliflozina puede reducir el riesgo de que la insuficiencia cardíaca empeore, e incluso reducir el riesgo de muerte por causas cardiovasculares.

Como ya mencionamos, se trata de un fármaco que funciona eficazmente como tratamiento para la diabetes. Sin embargo, se ha observado que este también reduce el riesgo de que los pacientes diabéticos en los que suele administrarse, desarrollen insuficiencia cardíaca. Esta es una complicación común a la cual los pacientes con diabetes tipo 2 son muy propensos.

¿Funciona la dapagliflozina en pacientes sin diabetes?

Ya sabiendo esto, un equipo de investigadores de la Universidad de Glasgow, en Reino Unido, se interesó por saber si el efecto de la dapagliflozina sobre la insuficiencia cardíaca sería similar en pacientes que no sufrían de diabetes.

Fue entonces cuando analizaron a 4.744 pacientes de 20 países de todo el mundo y midieron la efectividad del medicamento que fue comparado con un placebo. Según señalan, cerca de la mitad de los participantes no tenían diabetes.

Encontraron que la dapagliflozina reduce el riesgo de que la insuficiencia cardíaca empeore en un 26 por ciento, así como el ingreso hospitalario por ello en un 30 por ciento. Así también, reduce el riesgo de muerte por cualquier causa en un 17 por ciento en pacientes con esta afección, y mejora sustancialmente los síntomas y la calidad de vida.

Para John McMurray, el cardiólogo de la Universidad de Glasgow en Reino Unido que lideró el equipo de esta investigación, el hallazgo más notable es el hecho de que el medicamento también funcionó en pacientes con diabetes.

“Los resultados son notables. Probablemente el hallazgo más importante de todos es que la dapagliflozina se asoció con beneficios en pacientes sin diabetes. Con dapagliflozina, conseguimos las tres cosas que quiere un paciente en un mundo ideal: hacer que se sienta mejor, mantenerlo fuera del hospital y mantenerlo vivo. Por eso estamos tan encantados con los datos”.

El corazón es un órgano imprescindible, y su buen funcionamiento influye significativamente en la calidad de vida de las personas. Tristemente, quienes padecen insuficiencia cardíaca reportan una calidad de vida bastante reducida en comparación con personas con cualquiera otra condición crónica. De modo que este descubrimiento representa un objetivo farmacológico potencial para solventar esta situación.

Referencia:

A trial to evaluate the effect of the sodium–glucose co‐transporter 2 inhibitor dapagliflozin on morbidity and mortality in patients with heart failure and reduced left ventricular ejection fraction (DAPA‐HF). https://doi.org/10.1002/ejhf.1432