Generalmente, al pensar en el cambio climático tendemos a ver todas las consecuencias negativas que puede tener. Desde el derretimiento de los polos, al aumento de las temperaturas en todo el planeta hasta las modificaciones en los patrones de conducta animal, podemos ver que todo cuenta con un velo de fatalidad para el mundo y, por supuesto, para los seres humanos.

De entre todas estas consecuencias, una de las que más ampliamente ha sido estudiada es la forma en la que se han visto afectados los patrones de conducta de las aves a causa del cambio climático. En la mayoría de los casos, las investigaciones arrojan resultados desfavorables en cuanto a la supervivencia y a la calidad de vida de las mismas.

No obstante, un reciente estudio realizado en Inglaterra podría probar que en realidad no todo es tan malo. De hecho, sus resultados podrían demostrar que el calentamiento global ha ofrecido algunas oportunidades a las aves de la zona para que se desarrollen con más libertad.

El estudio muestra los efectos favorables del cambio climático en las aves

El nombre de esta investigación es: “Una tercera parte de las aves inglesas que crían demuestran evidencias de respuestas poblacionales al cambio climático”. Los autores de esta investigación fueron J. W. Pierce-Higgins y H. Q. P. Crick del British Trust for Ornithology.

Entre los dos, se dedicaron a recolectar la información poblacional y migratoria de 68 especies que crían a sus polluelos en el país bretón. El rango de recolección de datos fue desde 1966 hasta el cercano 2015.

Gracias a este conglomerado de datos, fue posible crear un modelo que pudiera –usando la información de los patrones de conducta anteriores– mostrar la forma en la que las aves se pudieron haber desarrollado.

Con este, corrieron la simulación añadiendo los datos de cambios climáticos que han ocurrido y luego hicieron otra en la que los valores se mantuvieron siempre estables –como antes de los cambios de temperaturas. Fue gracias a esto que se hizo posible comparar ambos patrones y ofrecer los resultados. Estos últimos se publicaron el primero de septiembre de este año en el portal Taylor & Francis Online.

13 de las especies estudiadas han aumentado en las últimas décadas

De estos análisis surgieron variados resultados para las especies investigadas. Específicamente, 23 de las 68 presentaron variaciones que se relacionan con el impacto del cambio climático. Asimismo, 19 de estas 23 terminaron siendo variaciones que podrían valorarse como positivas.

Por ejemplo, de las 19, al menos 13 mostraron un aumento constante del 10% en relación con los últimos años. Asimismo, las especies residentes y también las sureñas han recibido con agrado el aumento de temperaturas ya que a unas les hace más fácil pasar el invierno y a las otras les expande la cantidad de territorio que visitar.

Las otras 4 especies afectadas negativamente mostraron una disminución en sus números. No obstante, ninguna parece estar amenazada con una extinción cercana. Los investigadores británicos ven el estudio del comportamiento de estas aves como un tópico de gran importancia para el planeta. Después de todo, estas, al estar usualmente al tope de sus cadenas alimenticias, suelen ser un indicador bastante fiel del estado del ecosistema en el que se encuentran.

Referencia:

One-third of English breeding bird species show evidence of population responses to climatic variables over 50 years: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/00063657.2019.1630360