Un informe reciente, muestra que la Casa Blanca está trabajando en la creación de una agencia que recolecte datos de los usuarios a través de sus dispositivos electrónicos, con el fin de buscar patrones de conducta sospechosos.

La semana pasada, The Washington Post puso sobre la mesa esta propuesta de la Casa Blanca que contempla la creación de un nuevo sistema que tome datos de los usuarios para evaluar si estos serían capaz de cometer algún delito, se trata de HARPA la aterradora iniciativa del gobierno estadounidense.

HARPA, la nueva agencia contra el delito

De acuerdo con la fuente, esta nueva agencia llamada HARPA será una contraparte de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA), pero en lugar de desarrollar armas militares, esta iniciativa se encargará de recolectar datos de algunos dispositivos inteligentes, como Apple Watch, Fitbit, Amazon Echo y Google Home.

HARPA utilizará Inteligencia Artificial (IA) para analizar estos datos e identificar “signos de comportamiento neurológico” de usuarios que podrían dirigirse “hacia un acto explosivo violento”.

¿Fitbit como medio de información?

De acuerdo con el periódico, HARPA ha sido clasificado por la Casa Blanca como una agencia que trabajará en la búsqueda detecnologías innovadoras con alta especificidad y sensibilidad para el diagnóstico temprano de la violencia neuropsiquiátrica“.

En este sentido, George David Annas, subdirector del Programa de Becas de Psiquiatría Forense de la Universidad de Medicina del Estado de SUNY ha clasificado esta idea como “ridícula”, pues bajo su experiencia ningún estudio puede relacionar el realizar una actividad física determinada con asesinatos en masa.

No conozco ningún estudio que relacione caminar demasiado y cometer asesinatos en masa. En cuanto a las otras tecnologías, ¿qué esperan estas personas? ‘Alexa, dime la mejor manera de matar a mucha gente muy rápido’? ¿De Verdad?

Por otro lado, Emma Fridel candidata a doctorado en la Northeastern University especializada en asesinatos en masa menciona que esta conducta no puede ser predecible, ya que “dará como resultado millones de falsos positivos”.

Un sistema poco efectivo

Fridel destaca que si se desea tomar como apoyo alguna condición se debería iniciar por el género o en base a la discriminación racial o religiosa, ya que en los últimos asesinatos en serie ocurrido en los EE.UU. la mayoría de los autores son hombres y han ejecutado este delito en contra de personas de color o de una etnia diferente.

Se conoció que este programa llamado HARPA está siendo evaluado con un proyecto innovador por agencias del gobierno e incluso el presidente de EE.UU. por lo que quizás este proyecto se encuentre pronto en funcionamiento.

Tal parece que para el presidente de Estados Unidos resulta amenazante una persona con algún problema de salud mental, más que otros que podrían ser “normales” en apariencia y tomar un arma para asesinar niños en las escuelas –como miles de casos conocidos. Y lo peor de todo es que no solo Trump apoya esta idea.