El tema de la homosexualidad está muy arraigado en nuestra época, y a pesar de que se ha empezado a hablar de la aceptación de las orientaciones sexuales diversas desde hace varias décadas, sigue siendo un tema bastante polémico.

La homosexualidad poco a poco ha dejado de ser un tabú llegando al punto de convertirse en una grupo activista y defensor de los derechos y la igualdad de las personas son dicha orientación: la comunidad LGBT.

Muchos religiosos consideran que estos comportamientos están dados por un engaño que hace creer a las personas que les gustan otros de su mismo sexo. Mientras que la sabiduría popular lo atribuye a la ausencia de los padres o una atención inadecuada a los juegos durante la infancia.

Otros, sin embargo, han querido encontrarle una explicación más científica y han planteado la idea de que la homosexualidad está relacionada con algún gen, y que se puede transmitir de generación en generación.

Pues bien un equipo de investigadores se ha encargado de investigar precisamente esta teoría recientemente, y los resultados van en contra de ella: no existe un gen que influencia los comportamientos homosexuales, según el artículo publicado recientemente en la revista Science.

El mayor estudio genético sobre orientación sexual

La investigadora Andrea Ganna, del Hospital General de Massachusetts en Boston, y científicos de numerosos países de Europa, Estados Unidos y Australia se reunieron para analizar genéticamente una población de 470,000 de personas de Reino Unido y los Estados Unidos que informaron haber tenido alguna vez comportamiento homosexual. Con esta cifra, este se convirtió en el estudio genético sobre orientación sexual más grande hecho hasta ahora.

Los datos genéticos fueron extraídos del UK Biobank (un estudio de salud y genética a largo plazo que se realiza en el Reino Unido) y la empresa norteamericana 23andMe. También utilizaron las respuestas a encuestas en las que se incluían preguntas sobre identidad sexual, atracción, fantasías y comportamiento.

No hay un único “gen gay”

unknown person standing outdoors
El mayor estudio genético sobre el comportamiento sexual entre personas del mismo sexo no encontró ningún gen único responsable de la homosexualidad.

A pesar de lo amplia de la muestra, los investigadores no pudieron encontrar ningún patrón entre las variantes genéticas que pudiera servir para predecir o identificar el comportamiento sexual de una persona.

En su lugar, encontraron que sí existía una predisposición al comportamiento sexual entre personas del mismo sexo que parecía estar influenciada tanto por factores genéticos como por los ambientales. Pero esto no es nuevo para la ciencia, muchos rasgos en los humanos son determinados por mezclas complejas de influencias de este tipo.

“Muchos loci (una posición fija sobre un cromosoma) con pequeños efectos individuales contribuyen de manera adicional a las diferencias individuales en la predisposición al comportamiento sexual entre personas del mismo sexo”.

La homosexualidad es el resultado de una mezcla de factores genéticos y ambientales

De hecho, identificaron apenas cinco variantes genéticas que se relacionaban “significativamente” con el comportamiento homosexual, que funcionaban con otras miles que parecían estar involucradas también. Al unirlas, estas parecían tener una influencia muy pobre y estaban muy lejos de funcionar como factores predictivos de estos comportamientos. Aunque conviene señalar que algunas de estas variantes genéticas estaban relacionadas con las hormonas sexuales y olfato.

Ganna indica que estos hallazgos son de especial utilidad, no solo por el hecho de descartar esta idea tan difundida en la población, sino también porque nos indican que este tipo de conclusiones son muy rudimentarias y el comportamiento y la biología humana es bastante compleja.

“Nuestros hallazgos brindan información sobre los fundamentos biológicos del comportamiento sexual entre personas del mismo sexo, pero también subrayan la importancia de resistirse a las conclusiones simplistas porque los fenotipos conductuales son complejos, porque nuestras ideas genéticas son rudimentarias y porque hay una larga historia de mal uso de los resultados genéticos con fines sociales”.

Sabiendo esto, la próxima vez que escuchemos que la homosexualidad está en los genes, tendremos información verás para replicar dicha afirmación. No se ha identificado un gen que estimule la atracción hacia personas del mismo sexo, sino que, al igual que otros comportamientos en nuestra especie, la homosexualidad es el resultado de la mezcla de una gran variedad de factores.

Referencia:

Large-scale GWAS reveals insights into the genetic architecture of same-sex sexual behavior. https://science.sciencemag.org/content/365/6456/eaat7693