En varias oportunidades hemos habaldo de que mantener un peso corporal adecuado a la edad y la estatura es sumamente importante para prevenir enfermedades cardíacas. Pues bien sabemos que el sobrepeso suele estar influenciado por una alimentación deficiente en la que los nutrientes no se encuentran en las proporciones correctas.

La gente suele pensar que una persona con sobrepeso, además de sedentaria, puede estar consumiendo muchos azúcares y grasas. Es por ello que muchos especialistas en nutrición recomiendan la reducción de las porciones de estos, sin embargo, aun son pocos lo estudios que demuestran que la disminución de estos macronutrientes especificos tenga efectos sobre la salud cardiovascular.

Así pues un equipo de investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) se propusieron estudiar los efectos de tres dietas saludables conformadas por diferente macronutrientes: carbohidratos, proteínas o grasas no saturadas, y la influencia de estas sobre la lesión cardíaca con base en un biomarcador relacionado.

Encontraron que las tres dietas redujeron el daño cardíaco y la inflamación de las célula del corazón, loque se tradujo en una mejor salud cardíaca. Este y otros hallazgos fueron publicados recientemente en la revista International Journal of Cardiology.

Los investigadores analizaron las muestras de sangre almacenadas de 150 participantes del Ensayo óptimo de ingesta de macronutrientes para prevenir la enfermedad cardíaca (OmniHeart). Este es un estudio de alimentación para pacientes hospitalizados realizado en Boston y Baltimore entre abril de 2003 y junio de 2005.

Los participantes tenían una edad promedio de 53,6 años. El 55 por ciento eran afroamericanos y el 45 por ciento eran mujeres. Todos sufrían de presión arterial elevada, pero no tomaban medicamentos para tratarla.

Dietas nutritivas con énfasis en macronutrientes

Los investigadores diseñaron tres dietas basadas en tres macronutrientes: carbohidratos, proteínas y grasas no saturadas.

Se les alimentó con cada una de las tres dietas con énfasis en tres macronutrientes principales: carbohidratos (CARB), proteínas (PROT) o grasas insaturadas (UNSAT)) durante 6 semanas, con períodos de alimentación separados por un período de lavado.

La dieta rica en carbohidratos estaba conformada por azúcares, granos y almidones, los cuales representaron más de la mitad de la calorías ingeridas. En la dieta rica en proteínas, 20 por ciento de las calorías de carbohidratos fueron reemplazadas por proteínas. Por otro lado, la dieta rica en grasas insaturadas en la que un 10 por ciento de calorías de carbohidratos fueron reemplazadas por las grasas saludables que se encuentran en los aguacates, el pescado y las nueces.

Alimentar a tu mascota con carne cruda no es tan malo como se pensaba

Las dietas fueron diseñadas de modo que proporcionaran los nutrientes en las proporciones recomendadas hasta ahora, y que a su vez fueran bajas en grasas saturadas, colesterol y sodio poco saludables.

La alimentación saludable reduce las lesiones cardíacas

Al analizar las muestras, los investigadores prestaron atención a los niveles de troponina I cardíaca de alta sensibilidad (hs-cTnI) y la proteína C reactiva de alta sensibilidad (hs-CRP) para evaluar la influencia de las dietas.

Encontraron que estas tres dietas saludables lograron reducir las lesiones cardíacas y la inflamación de manera casi inmediata en un periodo de apenas 6 semanas. Pero observaron que cambiar los macronutrientes en cada una de ellas no aportó beneficios adicionales.

“Una dieta saludable, independientemente del énfasis en macronutrientes, mitigó directamente la lesión cardíaca subclínica y la inflamación en una población en riesgo de enfermedad cardiovascular. Estos hallazgos respaldan las recomendaciones dietéticas que enfatizan los alimentos saludables en lugar de cualquier macronutriente”.

Tal como indica Stephen Juraschek, profesor asistente de medicina en BIDMC y Harvard Medical School, lo importante es mantener una dieta equilibrada que incluya las proporciones correctas de frutas y verduras, carnes magras y alta en fibra, reducida en bebidas azucaradas, dulces y carnes rojas.

“Nuestros hallazgos respaldan la flexibilidad en la selección de alimentos para las personas que intentan llevar una dieta más saludable y deberían facilitarlo. Dado que el estadounidense promedio consume menos de dos porciones de frutas y verduras al día, la dieta estadounidense típica es bastante diferente de cualquiera de estas dietas , que incluían al menos cuatro a seis porciones de frutas y verduras al día”.

Estos resultados son de vital importancia para el campo de la medicina, específicamente para las especialidades de nutrición y cardiología. No solo no es necesario hacer dietas basadas en determinados macronutrientes, sino que una alimentación sana basta para reducir las lesiones cardíacas rápidamente. Además, esto favorece incluso a la salud general del organismo.

Referencia:

Healthy diet reduces markers of cardiac injury and inflammation regardless of macronutrients: Results from the OmniHeart trial. https://www.internationaljournalofcardiology.com/article/S0167-5273(19)30030-0/fulltext

Más en TekCrispy