La creciente tasa de suicidios de militares en servicio así como de veteranos de guerra ya ha llegado a cifras alarmantes. Por ello, las entidades regentes de esta área se han dado a la tarea de buscar formas de comenzar a evitar este problema.

Uno de sus primeros pasos en este ámbito es la nueva iniciativa de dar a los militares un día libre. Gracias a este, esperan ofrecerles un tiempo en el cual relajarse. Con ello, lo que se busca es intentar mejorar el estado de la salud mental de los combatientes.

Como la medida apenas se acaba de implementar, es difícil conocer si tendrá o no éxito. Sin embargo, se trata de un paso en la dirección correcta en la búsqueda de métodos que permitan solucionar esta problemática.

¿Por qué los militares y veteranos se suicidan?

Inicialmente, es necesario comprender que estos se encuentran sometidos a situaciones altamente estresantes durante largos periodos de tiempo. Por ello, suelen desligarse de la realidad social que muchos vemos como la cotidianidad.

Asimismo, en una zona de guerra los militares están expuestos a experiencias traumáticas constantemente. Estas si no son manejadas luego por un profesional pueden dejar secuelas muy marcadas en la persona.

A la larga, la recurrencia de estos recuerdos puede dejar al individuo con la idea de que la única forma de escapar de ellos es la muerte. Por otra parte, el aislamiento constante hace que al regresar estas personas se vean en la necesidad de reinsertarse en la dinámica de la sociedad y de sus familias. Lastimosamente algunos no lo logran y terminan en un asfixiante estado de soledad.

Por si fuera poco, el hecho de recibir durante el combate una lesión cerebral grave también aumenta el riesgo de suicidio. Lo cual indica que estos veteranos están en riesgo desde muchos ámbitos que en la actualidad no son debidamente regulados para evitar estas consecuencias.

Los días libres serán una forma de contribuir con la salud mental de los combatientes

Este agosto se les ha dado su primer día libre del deber. Consecuentemente, se espera que se les asigne otro para el mes de septiembre.

En todos los casos anteriores, es claro que la salud mental es un factor determinante a la hora de determinar si un individuo es propenso al suicidio. Debido a ello, en la actualidad se están estudiando nuevos tratamientos de prevención del mismo.

No obstante, todos ellos se desarrollan luego de que el militar vuelva del combate. Entonces, en esos casos se estaría luchando contra las consecuencias y no atacando las causas directamente.

Para intentar atacar el problema desde la raíz la Fuerza Aérea Norteamericana ha ordenado que todos los combatientes tengan un día libre del deber. Con ello, pueden ofrecerles la posibilidad de volver a ver a sus familias, reconectarse con sus círculos de apoyo y romper la cadena de estrés que pueden producir las constantes presiones y el aislamiento.

Situación actual del suicidio militar en Norteamérica

Recientemente, el Sargento Primero de la Fuerza Aérea, Kaleth Wright, hizo la siguiente afirmación: “Perdemos más pilotos por el suicidio que por cualquier otro enemigo, incluso más que por el combate”. Con ello, queda más que clara la delicada situación de las fuerzas militares estadounidenses con respecto a este fenómeno.

Un evento similar al de las Fuerzas Aéreas se vio en el Cuerpo de Marines de Estados Unidos. En el 2018, pudieron registrarse 77 suicidios–la cifra más alta hasta ahora– y un alarmante número de 345 intentos. A esto, el retirado General Robert Neller, comentó en CBS New que en los últimos 4 años, perdió a más de 200 compañeros por el suicidio y solo a 4 por el combate.