Hoy en día, el uso de la Inteligencia Artificial (IA) como parte del desarrollo de muchos países es una herramienta perfecta, pues no solo contribuye a la invención de nuevos proyectos e ideas, sino que también ofrece grandes beneficios a los países donde de genera esta tecnología.

África como fuente de la IA 

Desde hace un tiempo, África ha sido el continente ideal para las grandes compañías tecnológicas, prueba de ello es la creación del primer centro de IA en Ghana por parte de Google.

Ya hemos visto cómo la IA y el aprendizaje automático han influido en muchos proyectos a nivel tecnológico y hasta en el arte llegando a crear pinturas muy realistas y cercanas a la de un pintor.

Sin embargo, y como todo tecnología, la IA desde sus inicios ha planteado dos escenarios. El primero de ellos representa un mundo controlado por los robots y la IA que deja a los humanos de lado y bajo el control de estos.

Mientras que la segunda opción nos presenta la IA como una tecnología innovadora que ayuda a los investigadores a crear tecnologías que ayudan a mejorar el campo médico, tecnológico, artístico, entre otros.

¿Por qué África?

Quizás al mencionar África no tengas una imagen precisamente asociada con la tecnología o el crecimiento económico, pero esto no es del todo cierto, pues de acuerdo con la fuente, África ha sido el país con “la fuerza laboral joven y ambiciosa del continente”.

Transfiere contactos de una cuenta Google a otra con estos pasos

Un concepto que es la razón del porqué de tantos países Google apostó por África, y es que según mencionan la compañía de Mountain View quiere mostrar cómo la IA puede contribuir al desarrollo del país.

¿Cómo puede afectar la IA a la democratización de África?

Como sabemos, aunque la IA ha ofrecido muchas ventajas también ha mostrado que tan dañina podría ser con su uso incontrolado, y como podría ser utilizada para cambiar su aporte a la tecnología.

Tal es el caso de las falsificaciones de rostro, creación de videos y grabaciones de voz que podrían generar divisiones étnicas y religiosas, entre otras opciones.

Es por ello, que la Universidad de las Naciones Unidas ha planteado que esta puede representar una amenaza a la democratización de África y que su aplicación debería ser controlada bajo ciertos lineamientos que velen por su correcto uso y aplicabilidad.

Una medida que es muy cierta, por lo que esperamos que las grandes industrias tecnológicas y diferentes entes gubernamentales no solo se ocupen de crear y/o apoyar la IA sino también de regular su uso.

Más en TekCrispy