El peso es de una de las preocupaciones más arraigadas en la población a nivel mundial, sobre todo en las mujeres. Bien por ser muy bajo o muy alto, la forma física que deriva de estos puede causar desagrado ante el espejo, lo cual puede lastimar la autoestima y desencadenar incluso trastornos alimenticios.

El sobrepeso es de especial mención pues es uno de los problemas más comunes, sobre todo en países de altos ingresos. De hecho, a nivel mundial, el 40 por ciento de la población adulta sufre de sobrepeso.

Ahora sus efectos parecen extrapolarse, y en lugar de ser un trastorno físico, también puede provocar sentimientos negativos en las personas que la padezcan. Un estudio reciente publicado en la revista Translational Psychiatry  ha confirmado que tener sobrepeso aumenta la posibilidad de sufrir depresión.

Un equipo conformado por investigadores de la Universidad de Aarhus y del Hospital de la Universidad de Aarhus, en Dinamarca, se propuso analizar dos conjuntos de datos genéticos. Uno provenía del Biobanco del Reino Unido, el cual contiene datos sobre la correlación entre las variantes genéticas y las mediciones físicas, incluyendo la masa de grasa corporal distribuida alrededor de las partes del cuerpo de 330,000 personas.

El segundo grupo de datos provenía del Consorcio de Genómica Psiquiátrica, que proporcionó información sobre la correlación entre las variantes genéticas y la depresión, basándose en un estudio de 135,000 personas con depresión y 345,000 sujetos de control.

El Índice de Masa Corporal no es tan preciso

Seguramente muchas veces escuchaste sobre el Índice de Masa Corporal (IMC) como una referencia para detectar si una persona tiene sobrepeso, considerando únicamente el peso corporal y la altura. Para los investigadores esta parece una medida bastante imprecisa que no diferencia la masa muscular, que es mucho más beneficiosa que la grasa.

“El IMC es una forma imprecisa de medir el sobrepeso y la obesidad. Muchos atletas de élite con una gran masa muscular y una masa baja en grasa corporal tendrán un IMC superior a 25, que se clasifica como sobrepeso según la definición común. Esto obviamente no hace que mucho sentido. Por lo tanto, uno de los puntos fuertes de nuestro estudio es que hemos podido acercarnos y observar la relación específica entre la cantidad de grasa corporal y el riesgo de depresión”.

Aleatorización mendeliana

El Dr. Søren Dinesen Østergaard, autor del estudio, destaca que su equipo utilizó el método de “aleatorización mendeliana”, que según él es la razón por la cual la investigación resultó exitosa.

La aleatorización mendeliana, llamada en honor a Gregor Mendel, quien fue el padre de la genética moderna, es un método que permite hacer inferencia casual en los estudios observacionales y ha sido de gran utilidad para los investigadores en los últimos años.

La soledad estimula la depresión en la vejez y puede volverla crónica

Tal es el caso de este estudio en el que se deseaba conocer la relación entre obesidad y depresión. En este tipo, es casi imposible determinar si realmente hay un efecto causal que va de la obesidad a la depresión, o viceversa, y es por ello que han aplicado la aleatorización mendeliana.

La aleatorización mendeliana considera la aleatorización natural que ocurre durante la formación de las células sexuales (óvulos y espermatozoides), que representan el origen de todos los seres humanos. Cuando se forman estas células, las variantes genéticas de los padres, incluyendo las que influyen en el aumento de la grasa corporal, se distribuyen al azar.

Basado en ello, algunas personas habrán recibido muchas de estas variantes, mientras que otras las habrán recibido en menor proporción, un factor que fue considerado por los investigadores en el estudio en cuestión.

A mayor sobrepeso, mayor posibilidad de desarrollar depresión

Los investigadores encontraron que llevar tan solo 10 kilogramos de exceso de grasa corporal aumenta el riesgo de depresión en un 17 por ciento, y de que mientras más sobrepeso tenga una persona, esta es más propensa a sufrir de depresión.

Hambre, Comer, Cookie, Galleta, Personas, Merienda
El sobrepeso causa depresión, y mientras mayor sea, mayor será el riesgo de sufrirla, lo cual puede afectar sustancialmente la vida de las personas.

El autor también señala que la ubicación de la grasa en el cuerpo no tiene influencia en el riesgo de depresión. Partiendo de ello, deducen que la depresión en estos casos ocurre como consecuencia psicológica ante el sobrepeso, y no está dada por  un riesgo biológico.

“Nuestro estudio también indicó que la ubicación de la grasa en el cuerpo no influye en el riesgo de depresión. Esto sugiere que son las consecuencias psicológicas del sobrepeso o la obesidad las que conducen a un mayor riesgo de depresión, y no el riesgo biológico directo de la grasa. Si sucediera lo contrario, habríamos visto que la grasa ubicada centralmente en el cuerpo aumentaba más el riesgo, ya que tiene el efecto más dañino en términos biológicos”.

De modo que el sobrepeso no solo puede derivar en obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares, sino también en depresión. ¿Cómo ocurre esto? El autor ya ha aclarado que no se trata de un efecto biológico como tal. Como mencionamos al principio, el sobrepeso puede hacer que las personas se sientan inconformes consigo mismas, lo cual puede hacerlas sufrir baja autoestima, un factor muy influyente en el desarrollo de trastornos mentales.

Tenemos pues que el sobrepeso es un problema digno de abordar, y que va más allá de las enfermedades ya mencionadas que representan un gasto en seguros de vida y en el sector salud general. Al relacionarse con la depresión, este puede incluso afectar la productividad de los trabajadores, por lo que no debe tomarse a la ligera.

Referencia:

Investigating the association between body fat and depression via Mendelian randomization. https://www.nature.com/articles/s41398-019-0516-4.epdf?author_access_token=4xESILzsU44EdkN6k5_tTdRgN0jAjWel9jnR3ZoTv0O9FdhIlHaUdl_Q2qBhpS_ENDyCfP6d19Gal3ujB5TOyD5DI7XPjvflVX_Dv0sOLB5yG8sAao1NB1TTMrFCIRMh7fKx2QD0LhrnS20RmikQrA%3D%3D

Más en TekCrispy