La atención plena, definida en las culturas occidentales como la capacidad de prestar atención de una manera particular, a propósito, en el momento presente y sin prejuicios, ha capturado el interés de los educadores como una capacidad importante, pero tradicionalmente pasada por alto, que podría apoyar las habilidades cognitivas y las socio-emocionales de los estudiantes y, a su vez, mejorar los resultados académicos y de comportamiento.

En respaldo a esta noción, los resultados de 2 estudios realizados por científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), demostraron que las intervenciones diseñadas para incrementar la atención en los estudiantes mejoraron las habilidades cognitivas relevantes para el logro académico.

Los humanos ponen más atención a las cosas que consideran peligrosas

Prestar atención

Ambos estudios se realizaron en escuelas de la ciudad de Boston. En uno, el equipo examinó a unos 100 alumnos de sexto grado. La mitad de los estudiantes recibió capacitación de atención plena todos los días durante ocho semanas, mientras que la otra mitad tomó una clase de codificación.

Además de un mejor rendimiento académico, los estudiantes que recibieron entrenamiento de atención plena informaron sentirse menos estresados.

Los ejercicios de atención plena fueron diseñados para alentar a los estudiantes a prestar atención a su respiración y a centrarse en el momento presente en lugar de los pensamientos del pasado o el futuro.

Los estudiantes que recibieron el entrenamiento de atención plena informaron que sus niveles de estrés disminuyeron después del entrenamiento, mientras que los estudiantes del grupo de control no lo hicieron. Los estudiantes en el grupo de entrenamiento de atención plena también informaron menos sentimientos negativos, como tristeza o enojo, después del entrenamiento.

Los estudiantes también participaron en estudios de imágenes cerebrales antes y después de la capacitación. Los investigadores midieron la actividad en la amígdala mientras los miraban imágenes de caras que expresaban diferentes emociones.

Al comienzo del estudio, antes de recibir el entrenamiento, los estudiantes que reportaron niveles más altos de estrés mostraron más actividad de amígdala cuando vieron rostros temerosos. Esto es consistente con investigaciones previas que muestran que la amígdala puede ser hiperactiva en personas que experimentan más estrés, lo que les lleva a tener reacciones negativas más fuertes a los eventos adversos.

Mejores resultados

Después del entrenamiento de atención plena, los estudiantes mostraron una respuesta de amígdala más pequeña cuando vieron los rostros temerosos, un resultado que va conforme con sus informes de que se sentían menos estresados.

Las intervenciones diseñadas para incrementar la atención en los estudiantes mejoraron las habilidades cognitivas relevantes para el logro académico.

Esto sugiere que el entrenamiento de la atención plena podría ayudar a prevenir o mitigar los trastornos del estado de ánimo relacionados con niveles más altos de estrés.

En el otro estudio los investigadores utilizaron un cuestionario para evaluar la atención plena en más de 2.000 estudiantes de quinto a octavo grado.

Los investigadores compararon los resultados del cuestionario con las calificaciones de los estudiantes, sus puntajes en las pruebas estandarizadas estatales, sus tasas de asistencia y la cantidad de veces que fueron suspendidos de la escuela.

El entrenamiento en cirugía plástica tiene efectos negativos en la salud reproductiva

Los investigadores encontraron que los estudiantes mejor evaluados es la prueba de atención tendían a tener mejores calificaciones y puntajes en los exámenes, así como menos ausencias y suspensiones.

Como próximo paso, los investigadores planean hacer un estudio completo durante el año escolar, con un grupo más grande de estudiantes y en muchas escuelas, a fin de examinar los efectos a largo plazo del entrenamiento de atención plena en el rendimiento académico.

Referencias:

Greater Mindfulness is Associated With Better Academic Achievement in Middle School. Mind, Brain, and Education, 2019. https://doi.org/10.1111/mbe.12200

Mindfulness training reduces stress and amygdala reactivity to fearful faces in middle-school children. Behavioral Neuroscience, 2019. http://dx.doi.org/10.1037/bne0000337

Más en TekCrispy