La marihuana (cannabis sativa) tiene ingredientes activos llamados cannabinoides que pueden ayudar a regular un número de funciones biológicas en muchos organismos. El Delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) es un cannabinoide que produce una sensación de “consciencia alterada”, pero también puede ser beneficioso para muchos efectos secundarios del cáncer y sus tratamientos. El cannabidiol (CBD) es otro cannabinoide que tiene muchas aplicaciones potenciales en el cáncer y otras afecciones médicas graves.

Si bien el cannabis puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas del cáncer y su tratamiento, no deja de ser un aspecto que preocupa a las autoridades sanitarias, ya que a medida que cambian las actitudes hacia la marihuana y su uso se vuelve más aceptable, es más probable que su consumo se incremente.

Un aguacate al día puede reducir los niveles de colesterol malo en nuestro organismo

Examinando la prevalencia

Los estudios que examinan el efecto de la legislación sobre las tasas de consumo de cannabis indican que su consumo ha aumentado en algunos grupos de edad, en particular entre los adultos jóvenes de más de 26 años, y ha disminuido en otros, incluidos los adolescentes y los adultos mayores.

A pesar de la creciente aceptación del cannabis, su uso no está exento de riesgos.

En este sentido, un estudio realizado por investigadores del Centro del Cáncer Moffitt, en Tampa, Florida, examinó la prevalencia del consumo de marihuana entre pacientes adultos jóvenes con cáncer, ahora que el cannabis medicinal está cada vez más disponible.

Para el estudio, el equipo de investigación examinó los resultados de pruebas de drogas en orina en 1.243 pacientes, de los cuales, 172 (13,8 %) tenían entre 18 y 39 años de edad. Los resultados de las pruebas mostraron que en este segmento de la muestra el 30 por ciento de los pacientes con cáncer dieron positivo.

Los investigadores informan que esta tasa de prevalencia del consumo de cannabis es mayor que la observada entre los adultos jóvenes en la población general y los pacientes adultos con cáncer que buscan un manejo especializado de los síntomas.

No está exento de riesgos

Los consumidores jóvenes de cannabis adultos eran más propensos a ser hombres y, sorprendentemente, a tener síntomas más graves, como dolor, náuseas, falta de apetito, estreñimiento y dificultad para dormir.

El cannabis puede ayudar a aliviar algunos de los síntomas del cáncer y su tratamiento.

En referencia a los resultados del estudio, el doctor Leonard S. Sender, editor en jefe de la revista de Oncología de Adolescentes y Jóvenes Adultos, comentó:

“A medida que el cannabis se vuelve legal para uso médico y recreativo en más estados, es cada vez más importante que su uso en pacientes con cáncer se base en pruebas. En tal sentido, se necesita más investigación sobre la premorbilidad y la efectividad en relación con otros agentes farmacológicos”.

Así es como las células cancerosas crean las condiciones para hacer metástasis

A pesar de la creciente aceptación del cannabis, su uso no está exento de riesgos. A medida que aumenta la tasa de consumo de cannabis, también lo harán las tasas de efectos adversos a la salud agudos y a largo plazo, así como los problemas relacionados con el cannabis.

Los autores del estudio resaltan la necesidad de realizar más investigación para comprender mejor las percepciones de los pacientes sobre los efectos terapéuticos y adversos del cannabis, tanto en pacientes que usaron cannabis antes del diagnóstico, como en pacientes que comenzaron a usarlo en respuesta a un diagnóstico de cáncer.

Referencia: Cannabis Use in Young Adult Cancer Patients. Journal of Adolescent and Young Adult Oncology, 2019. https://doi.org/10.1089/jayao.2019.0039

Más en TekCrispy