Como hemos mencionado anteriormente, las fake news se han convertido en un gran problema en la actualidad, debido a que, además de causar pánico en la población, también afectan nuestros recuerdos, lo cual se demostró en una reciente investigación.

Sin embargo, con esto no queremos decir que el reciente incendio que está arrasando la selva del Amazonas se trate de una de estas noticias. En realidad, este es uno de los más graves que han afectado este ecosistema, el cual incluso ha generado tanto humo que este cubre la ciudad de Sao Paulo.

El problema es que la poca cobertura mediática que ha girado en torno a este incendio ha causado que muchas imágenes falsas se propaguen en internet, lo cual no solo ha logrado escandalizar aún más a la población, sino que también ha alterado los verdaderos hechos.

En momentos de tensión o de angustia, lamentablemente se han hecho común la utilización de imágenes sacadas de contexto con el simple objetivo de manipular a los lectores, pues se busca que las mismas parezcan reales para que se propaguen más fácilmente.

Situaciones como esta han sucedido anteriormente. De hecho, para el año 1950 ya se hacían imágenes falsas, la diferencia es que hoy en día solo se necesita un programa de edición de imágenes, y en aquel entonces eran necesarios varios implementos para crear collages bastante creíbles. 

Como sucede desde siempre, las imágenes tienen un papel fundamental a la hora de difundir información falsa, pues mientras más llamativas sean, más cantidad de personas visitarán el enlace o compartirán las imágenes. Estas apelan directamente a la emoción de los lectores para lograr este objetivo. De hecho, según Mandy Jenkins, directora de noticias del proveedor de contenido social Storyful, “Esa emoción puede ser enojo, indignación o alegría. Activa algo en los lectores que dice: ‘Tengo que compartir esto con todos los que conozco a quienes les gustan las cosas que me gustan'”.

Y esta emoción no escapa a nadie, ni siquiera a los artistas, quienes tienen una gran influencia en la población.

Un ejemplo de esto fue la sorprendente imagen que compartió el cantante Jaden Smith en sus redes sociales, en donde se observa una inmensa pared de humo sobre un gran incendio, el cual es atribuido al actual incendio del Amazonas.

Sin embargo, a pesar de que sí se trata del Amazonas, esta imagen no pertenece a este año. Fue publicada hace más de dos décadas, en junio de 1989.

Leonardo Di Caprio tampoco escapa de las imágenes falsas, pues él también compartió una imagen en su Instagram de un incendio que pertenece al año 2018.

David Licacuo fue otro actor que compartió imágenes pertenecientes incluso a otras selvas, una es un incendio forestal de 2018 en Suecia y la otra es de un incendio forestal en Montana el 6 de agosto de 2000.

Tantas han sido las personas que compartieron estas imágenes, que AFP Factual ha redactado varios twits en forme de hilo desmintiendo la veracidad de las mismas y explicando su verdadero origen.

Es por esto que con cada suceso es fundamental la verificación de las imágenes antes de compartirlas en nuestras redes sociales.

Pero, ¿cómo saber si una imagen es falsa?

Por suerte, Google puede ayudarnos a saber origen de una imagen. Al utilizar Chrome, si hacemos click derecho a cualquier imagen, aparecerá la opción ‘Buscar en Google’, y al hacer click aparecerán varios resultados con respecto a la misma.

Si estás utilizando otro navegador, puedes dirigirte a Google Imágenes, subir una imagen que ya tengas descargada en tu computadora y haces click en el ícono de la cámara.

Y por último, si estás desde tu móvil, puedes descargar la aplicación de Chrome para realizar este procedimiento. Solo debes abrir la imagen en grande dentro del navegador, mantén el dedo sobre la foto durante un par de segundos y toca en “Buscar esta imagen en Google”.

Dejar que las imágenes falsas se propaguen es difícil, pero siempre hay que tratar de verificar la información antes de compartirla, sobre todo cuando nuestras opiniones en redes sociales alcanzan a muchas personas. 

Más en TekCrispy