Los analgésicos opioides son una parte fundamental del control del dolor postoperatorio, pero también conllevan un riesgo de adicción para algunos pacientes.

Los médicos, los encargados de formular políticas y los investigadores se centran cada vez más en encontrar formas de disminuir el uso indiscriminado de opioides y la potencial sobredosis, los cuales han aumentado considerablemente en la última década.

Riesgo de abuso

Si bien muchos esfuerzos se centran en el manejo del dolor crónico, el uso de opioides en pacientes quirúrgicos presenta un problema particularmente desafiante que requiere que los médicos equilibren dos intereses en competencia: manejar el dolor agudo en el período postoperatorio inmediato y minimizar los riesgos del uso persistente de opioides después de cirugía.

El estudio encontró que las personas con síntomas de ansiedad tienen un mayor riesgo de desarrollar un trastorno por abuso de opioides luego de una cirugía.

Si bien el uso de medicamentos opioides es una parte necesaria de la analgesia postoperatoria, muchos médicos no están seguros de cómo hacerlo de manera segura, dado el riesgo de que los pacientes desarrollen un trastorno por abuso de opioides.

Los resultados de una reciente investigación llevada a cabo por científicos de la Universidad de Michigan, podrían ayudar a los médicos a mitigar ese riesgo, al identificar qué pacientes tienen más probabilidades de continuar usando opioides después de su período de recuperación inmediata.

Para el estudio, el equipo de investigación analizó los datos de 1.181 pacientes sometidos a una histerectomía electiva, cirugía torácica o un reemplazo total de rodilla o cadera. Antes de sus procedimientos, cada paciente proporcionó información demográfica y completó varios cuestionarios de detección.

Factores identificados

A estos pacientes se les dieron puntuaciones que midieron su grado de depresión, ansiedad, fatiga, trastornos del sueño y función física, así como la gravedad de su dolor, tanto a nivel general como en el sitio donde se realizó el procedimiento quirúrgico.

Los investigadores también midieron cuántas píldoras analgésicas se recetaron por paciente. Luego se contactó a cada paciente un mes después de la cirugía para evaluar la cantidad de píldoras opioides que habían consumido.

Los resultados la investigación podrían ayudar a mitigar el riesgo de que los pacientes desarrollen un trastorno por abuso de opioides.

Los investigadores encontraron que la ansiedad está relacionada con un mayor uso de analgésicos opioides, una desalentadora observación que les ofrece a los investigadores un objetivo al cual apuntar.

Además, una edad más joven, ser de raza no blanca, la falta de título universitario, los trastornos del sueño, el tabaquismo y el consumo de alcohol, fueron otros factores que se asociaron significativamente con un mayor consumo de opioides.

El estudio evidenció una prescripción excesiva de opioides para todos los procedimientos quirúrgicos y una correlación entre el tamaño y el uso de la prescripción.

Referencia: Patient Factors Associated with Opioid Consumption in the Month Following Major Surgery. Annals of Surgery, 2019. http://dx.doi.org/10.1097/SLA.0000000000003509