Días atrás informamos que Donald Trump ha mostrado interés en comprar la enorme isla danesa llamada Groenlandia. Sin embargo, los políticos han aclarado que esta no está a la venta. A causa de ello, el presidente estadounidense ha cancelado la visita planificada para Dinamarca, decisión que anunció en un tuit publicado en su cuenta oficial recientemente:

“Dinamarca es un país muy especial con gente increíble pero a la vista de los comentarios de su primera ministra, Mette Frederiksen, de que no tiene interés en discutirla compra de Groenlandia, aplazaré a otro momento el encuentro que teníamos programada para dentro de dos semanas”.

A pesar de la negativa de las autoridades para vender el territorio, Trump se ha mostrado agradecido por una respuesta tan tajante y directa, que según él “ha ahorrado un montón de gastos y esfuerzos tanto a Estados Unidos como a Dinamarca”.

En la nota anterior, mencionamos que el creciente atractivo de la isla parece surgir como resultado del preocupante cambio climático que azota a nuestro planeta. La mayor parte de Groenlandia se encontraba cubierta de hielo, pero el calentamiento global ha logrado derretir gran parte de este y, gracias a ello, se ha descubierto la riqueza oculta adentro.

Hemos hablado de varias razones que hacen de Groenlandia un lugar atractivo, como la riqueza de su suelo en minerales y petróleo. Sin embargo, existen otros aspectos dignos de resaltar, como los que mencionaremos a continuación.

El territorio de Groenlandia y su población

Groenlandia cuenta con una población de 55 mil habitantes y depende económicamente de Coppenhague.

Groenlandia es la isla más grande del mundo que no es un continente. Cuenta con dos millones de kilómetros cuadrados de territorio, y además tiene tres cuartos que bordean el Océano Ártico y tiene un 85 por ciento de hielo.

Groenlandia fue colonia danesa hasta 1953, y en 1979 obtuvo el estatus de “territorio autónomo”. A pesar de ello, en la actualidad su economía depende mayoritariamente de los subsidios de Copenhague.

Su población consta de apenas 55,00 habitantes, de los cuales el 90 por ciento son inuits, un grupo indígena de Asia Central que ha logrado adoptar sus propios métodos para sobrevivir en condiciones de frío extremo. Estos son fueron catalogados recientemente como genéticamente únicos, aunque más propensos a sufrir enfermedades cerebrovascular por su dieta rica en grasas.

Groenlandia fue base naval de defensa de los Estados Unidos

Durante la Segunda Guerra Mundial, Groenlandia fue un lugar clave para los estadounidenses, quienes establecieron una base de defensa para monitorear los barcos y submarino que pasaban por el Ártico para llegar al Atlántico norte.

Para 1943, Estados Unidos construyó su base aérea más a la región norte de la isla, en Thule, la cual les permitió el monitoreo de los posible ataques rusos entonces. En la actualidad, la base es parte de una misión de la OTAN, y tiene como fin el monitoreo satelital y la detección estratégica de misiles.

Dinamarca ha vendido territorio a Estados Unidos

Aunque parezca una idea bastante fresca en nuestros tiempos de independencia y con ideas antiimperialistas, la propuesta de Trump no es para nada innovadora, al menos en lo que respecta a los intereses del país que lidera.

Y es que Estados Unidos ha puesto su ojo sobre Groenlandia desde 1867, momento en el cual el Departamento de Estado ya estaba considerando la posibilidad de adquirirla. Así también, en 1946 el presidente Harry S. Truman ofreció US$ 100 millones en oro, o bien algunas partes de Alaska a cambio de Groenlandia.

Y antes de juzgar a Trump por esta idea, es bueno considerar que el interés no siempre ha sido unilateral. De hecho, Dinamarca vendió parte de su territorio a los Estados Unidos en el pasado.

En 1916, Dinamarca acordó vender las Indias Occidentales Danesas a los Estados Unidos por US$ 25 millones en oro, las cuales posteriormente fueron conocidas como las Islas Vírgenes de los Estados Unidos.

Groenlandia se calienta más rápido que el resto del planeta

Zona Oscura Groenlandia
Groenlandia es una de las zonas del planeta más afectadas por el calentamiento global, y el derretimiento de su hielo se ha acelerado en los últimos años.

Cuando hablamos de Groenlandia, automáticamente pasa por nuestra mente una isla congelada casi en su totalidad. Y esta había sido su forma hasta hace algunos años hasta que el cambio climático comenzó a derretir parte del hielo que la conforma, y la ha convertido en la primera línea de fusión del hielo del Ártico.

La Organización Meteorológica Mundial indica que los niveles oceánicos de Groenlandia se incrementan a un ritmo de aproximadamente 3,3 milímetros por año, y esto está ocurriendo a causa del derretimiento del hielo, que deriva en más líquido para los océanos.

Desde hace varios años se ha hablado del calentamiento global como un problema bastante grave para la supervivencia de los seres humanos, y su ritmo ya era considerado bastante rápido para poder revertirlo de una manera sencilla.

Sin embargo, estudios recientes han revelado que el ritmo se ha incrementado significativamente en los últimos años. De hecho, los niveles del mar aumentaron entre 25 y 30 por ciento más rápido entre 2004 y 2015, en comparación con el período previo de 1993-2004.

¿Qué papel juega Groenlandia en ello? Partamos del hecho de que es la isla más grande del mundo sin llegar a ser un continente. El derretimiento de su hielo tiene un aporte de 25 por ciento en el aumento de los niveles oceánicos, y este es muy superior al registrado hace 20 años que era de apenas un 5 por ciento. Se estima que de derretirse toda la capa de hielo que la recubre, el resultado sería un aumento de siete metros en el nivel del océano.

Groenlandia es rica en recursos diversos

Pues bien sabemos que el calentamiento global tiene un notorio impacto negativo para el equilibrio de nuestro planeta. Sin embargo, desde ciertos puntos de vista, estos cambios pueden resultar de provecho, momentáneamente.

El suelo de Groenlandia es rico en recursos minerales como oro, rubí, hierro, y otros, así como también en recursos energéticos como gas y petróleo.

El hielo que recubre Groenlandia dificultaba el acceso a una inmensa riqueza de recursos presentes en su suelo, incluyendo no solo minerales, sino también aquellos de gran provecho energético como el gas y el petróleo.

Entre los minerales, podemos mencionar el oro, rubíes, uranio, hierro, aluminio, níquel, platino, tungsteno, titanio y cobre, que además de útiles, son bastante atractivos para los inversores extranjeros.

Así también, debajo de los glaciares hay harina de roca rica en minerales que también tienen utilidad para la producción de fertilizante para suelos secos en África y América del Sur, por ejemplo. Aunque curiosamente, esta no es del agrado de los habitantes de la isla, pues les impide el acceso a los fiordos.

Así también, las aguas de la isla alojan una gran cantidad de fauna marina atractiva para la actividad comercial y gastronómica, como peces y camarones.

No conforme con ello, esta región del planeta está repleta de historia antropológica. Recientemente, se encontró que el derretimiento del hielo, que había mantenido en buen estado los restos de civilizaciones vikingas durante años, estaba creando las condiciones propicias para su descomposición.

Referencia:

Five things to know about Greenland. https://alexnews.co.za/afp/776863/five-things-to-know-about-greenland/