El nuevo mundo en el que vivimos está estrechamente conectado a través de las redes sociales y la web. Por ello, no es extraño que estas plataformas comiencen a tener influencia en nuestras actividades diarias.

Una de las que más ha generado controversia se trata de la actividad física. Después de todo, navegar en la web se trata de un proceso enormemente sedentario. No obstante, muchos influencers y coachs de estilo de vida saludables han visto en ellas su nicho.

Por ende, estas podrían convertirse en una fuente de motivación para ejercitar para aquellos que las visitan con frecuencia. Sin embargo, este es un terreno todavía inexplorado. Es por este motivo en el la actualidad existe un estudio en curso que tiene como finalidad intentar resolver estas interrogantes.

¿De dónde ha salido este estudio?

Sara Denny es la estudiante de Ciencias de la Salud y el Ejercicio de la Escuela de Deportes en la Universidad de Prifysgol Bangor. Después de todo, el estudio titulado “Social Media’s Effects on Exercise Habits” se trata de la tesis de su carrera.

Para ello, ha contado con el apoyo de su tutora Eleri Jones. Gracias a esta, ambas han podido desarrollar una encuesta sobre la relación entre el ejercicio y las redes sociales. Esta se encuentra activa actualmente ya que la investigación continúa en curso.

Denny ha declarado que espera poder tener los datos necesarios para completar la investigación en los próximos meses. Por ello, es probable que nuevos descubrimientos se unan al ámbito de las redes sociales más pronto de lo que pensamos.

Monitorean redes sociales de personas que quieran ingresar a EE.UU.

¿Qué buscan encontrar con esta investigación?

Como lo hemos dicho anteriormente, esto se ha desarrollado para que sea posible conocer si existe algún tipo de conexión entre el uso de las redes sociales y la frecuencia del ejercicio. De este modo, sería posible descubrir patrones de uso y las consecuencias que estos acarrean.

Asimismo, ofrece una oportunidad para conocer más el impacto que las redes sociales tienen en la vida de las personas. Con este detalle en cuenta, el estudio busca dividir a sus encuestados por grupos etarios y étnicos que le permitan cómo estos interactúan con las plataformas en línea.

Sumado a ello, tiene la intensión de determinar las diferencias de uso e influencia de estas entre las viejas y nuevas generaciones. Incluso, podría ofrecer una mejor idea de cómo grupos como los “Millennials” construyen sus relaciones a través de las redes sociales.

¿Cuáles serían sus utilidades prácticas?

Con los resultados de esta investigación, no solo sería posible responder a las preguntas antes planteadas. De hecho, también es probable que sea posible descubrir nuevos potenciales de estas plataformas.

Después de todo, si es posible entender cómo se relacionan las personas con ellas, también se puede saber qué las motiva. Gracias a ello, si las redes demuestran ser una influencia positiva, podrían desarrollarse estrategias que potencien esta capacidad.

De ese modo, podría existir una nueva forma de promover la importancia salud y la actividad física entre las generaciones más jóvenes y las que están por venir. Sin embargo, solo el tiempo dirá qué rumbo tomarán los resultados de este estudio cuando salgan a la luz.

Más en TekCrispy