El número de machos con los que las abejas reina sin aguijón se aparean va desde la monandria hasta la promiscuidad. Las razones subyacentes de esta variación y, en particular, de la evolución de la poliandria, constituyen un importante campo de investigación.

En este entorno, un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sussex, conjuntamente con científicos de la Universidad de Sao Paulo, encontró que, debido a la calidad de su descendencia, las abejas reina sin aguijón se enfrentan a un mayor riesgo de ser ejecutadas por abejas obreras si se aparean con dos machos en lugar de uno.

La saliva es uno de los factores diferenciadores entre humanos y simios

Descendencia inútil

Las razones para esto son bastante complejas pero, en resumen, se debe a la genética de la determinación del sexo en las abejas y al riesgo de lo que se conoce como “apareamiento emparejado”.

Cuando la calidad de la descendencia disminuye, las abejas obreras “interpretan” que las cosas no están bien y proceden a ejecutar a la reina.

Mientras que una abeja reina puede aparearse con diez a veinte machos, las abejas reina sin aguijón normalmente se aparean solo con un macho, lo cual puede ser para reducir la posibilidad de ejecución.

En las abejas, si un huevo individual se convierte en macho o hembra depende de un solo locus genético, conocido como locus de determinación sexual. Los machos normales surgen de un óvulo no fertilizado y tienen solo un conjunto de cromosomas, el de la madre, y por lo tanto solo un alelo sexual.

Si el óvulo es fertilizado tendrá dos juegos de cromosomas, uno de la madre y otro del padre. Estos dos alelos sexuales pueden ser diferentes, que produciría una hembra, o iguales, en cuyo caso será un macho diploide, machos que son un callejón sin salida genético, ya que no pueden reproducirse y no cumplen ninguna función útil para la colonia.

En ese caso, lo que debió haberse convertido en una abeja obrera, que beneficiará a la colonia, es en cambio un macho diploide inútil.

“Condenadas” a un macho

Cuando se producen machos diploides, las abejas obreras en la colonia “interpretan” que las cosas no están bien y generalmente ejecutan a la reina poco después de que los machos diploides adultos emergen de sus cámaras.

Las abejas reina sin aguijón normalmente se aparean solo con un macho, lo cual puede ser para reducir las posibilidades de ser ejecutada.

En un apareamiento pareado, el 50 por ciento de los óvulos fertilizados del esperma de ese macho serán machos diploides. Si una abeja reina se empareja con dos machos, aunque sus posibilidades de hacer un apareamiento coincidente se duplican, la cantidad de machos diploides que podrían producirse disminuye del 50 al 25 por ciento.

Sin embargo, resulta que las abejas obreras tienen la misma probabilidad de ejecutar a una reina que produce 25 por ciento de machos diploides que una que produce 50 por ciento.

Si una reina se empareja con dos machos en lugar de uno, su posibilidad de ser ejecutada se duplica. Como resultado, la selección natural favorece a las abejas reina sin aguijón a aparearse con un solo macho.

Observar a las gaviotas puede evitar que roben tu comida

Curiosamente, los investigadores descubrieron que si una reina se aparea con cuatro machos, esto realmente reduciría sus posibilidades de ser ejecutada, ya que la probabilidad de producir machos diploides disminuiría a 12,5 por ciento. Esta baja proporción no es suficiente para hacer que las abejas obreras ejecuten a la reina.

Pero para que las abejas sin aguijón evolucionen del apareamiento simple al múltiple, con 4 o más machos, se necesitaría pasar por una etapa intermedia de apareamiento doble, la cual causa aumenta el riesgo de ejecución de la reina, por lo que la selección natural no permite que ocurra esta primera etapa. En conclusión, las abejas reina sin aguijón parecen estar “condenadas” a aparearse solo con un macho.

Referencia: Queen execution, diploid males, and selection for and against polyandry in the Brazilian stingless bee Scaptotrigona depilis. The American Naturalist, 2019. http://doi.org/10.1086/705393

Más en TekCrispy