Las olas contribuyen en gran medida a la dinámica del nivel del mar, la estabilidad de la línea costera, y pueden ser importantes disruptores de la población y los ecosistemas marinos, así como de las infraestructuras costeras y de alta mar.

Los cambios futuros en el clima mundial y su impacto en las características de las olas (altura, período medio y dirección media de las olas), son el resultado de una combinación de aspectos impulsados por la meteorología en los campos de viento de la superficie del océano y cambios promovidos por la morfología costera.

Los humanos han estado cambiando el paisaje de la tierra por más de 3000 años

Efectos previstos

Estos cambios podrían exacerbar, o incluso superar en algunas regiones costeras, los efectos del previsto aumento del nivel del mar como consecuencia de los efectos del cambio climático. Los impactos podrían acentuarse aún más si se consideran los cambios de dirección en la propagación de las olas, que es uno de los principales impulsores de la estabilidad costera en todas las escalas temporales.

De continuar con las tendencias actuales, es probable que se produzcan cambios significativos en las condiciones de las olas en aproximadamente el 50 por ciento de las costas del mundo.

El establecimiento de proyecciones sólidas de las características de las olas mundiales y la cuantificación de las incertidumbres introducidas por los complejos procesos de modelización utilizados a tal efecto, es fundamental para evitar una adaptación incorrecta que puede resultar costosa.

En este sentido, y como parte del Proyecto Coordinado sobre el Clima de las Olas Oceánicas (COWCLIP, por sus siglas en inglés), diez organizaciones de investigación se combinaron para observar una gama de diferentes modelos globales de olas en una variedad de escenarios climáticos futuros, a fin de determinar cómo podrían cambiar las olas en el futuro.

Los investigadores observaron que si se mantiene el objetivo del acuerdo de París de limitar el calentamiento global a 2 ° C para final de siglo, es probable que los cambios en los patrones de las olas permanezcan dentro de la variabilidad climática natural.

De seguir como vamos

Sin embargo, en un clima donde el calentamiento continúa en línea con las tendencias actuales, los modelos coincidieron en que es probable que se produzcan cambios significativos en las condiciones de las olas en aproximadamente el 50 por ciento de las costas del mundo.

Investigadores examinaron modelos globales en una variedad de escenarios climáticos futuros, a fin de determinar el efecto del cambio climático en las olas.

Aunque los investigadores no pronostican cambios dramáticos en la altura de las olas, su longitud o frecuencia sufrirán alteraciones. Si bien cada una de estas características de las olas es importante por sí sola, la investigación identificó que alrededor del 40 por ciento de las costas del mundo probablemente verán cambios en la altura, el período y la dirección de las olas simultáneamente.

Los glaciares se están derritiendo mucho más rápido de lo que se pensaba

Si bien algunos lectores pueden considerar que un incremento en la intensidad de las olas ofrece algún beneficio para sus próximas vacaciones de surf, existen implicaciones mayores para nuestros entornos oceánicos y costeros.

La magnitud de los cambios futuros proyectados encontrados para cualquiera de estas variables de olas, es capaz de inducir cambios significativos en los procesos costeros impulsados por las olas y sus peligros asociados.

Referencia: Robustness and uncertainties in global multivariate wind-wave climate projections. Nature Climate Change, 2019. https://doi.org/10.1038/s41558-019-0542-5

Más en TekCrispy