Con el paso de los años, la medicina ha logrado tener grandes avances en el campo de la salud. Después de todo, en las últimas décadas se han descubierto infinidad de tratamientos y posibles curas para muchos tratamientos humanos.

Sin embargo, una enfermedad que aún continúa siendo un reto es el cáncer. Desde lo que es el proceso de su diagnóstico hasta su tratamiento todavía hay muchos aspectos que se manejan sin tener tanta información en el área.

Ahora, existen algunas pruebas de sangre que permiten conocer si el cáncer ha llegado hasta zonas particulares como los huesos. Esto último debido a la disminución de los glóbulos rojos y blancos en la sangre.

No obstante, estas no permiten obtener mucha más información. Por ello, se termina optando por otros métodos complementarios en busca de una forma de completar el panorama.

¿Cómo se diagnostican los tumores cerebrales en la actualidad?

En relación con lo anterior, es posible encontrarnos con una gran variedad de métodos que se emplean en la búsqueda de información con respecto al tumor. Generalmente, estos se podrían resumir en exámenes de sangre, biopsias, radiografías, CSC –o Conteo Sanguíneo Completo– y pruebas para corroborar el funcionamiento de los órganos.

Asimismo, cabe destacar que el cáncer puede o no presentarse cuando hay presencia de tumores. Por ello, uno de los primeros pasos al detectarlos es determinar si estos son benignos o malignos.

El primer caso se da cuando se determina que las células pueden crecer, pero no esparcirse en el cuerpo. Por otra parte, si estas son capaces de migrar y generar nuevos tumores, entonces se habla del segundo término y de la presencia de cáncer.

Como ya lo hemos dicho, para poder conocer la procedencia de estos, es necesario someter al paciente a todas o varias de las pruebas antes mencionadas. Sin embargo, muchas de ellas suelen ser tanto demandantes energéticamente como invasivas para el afectado.

¿Qué ha llevado a los científicos buscar esta nueva alternativa?

Con relación a lo anterior, aún en la actualidad se busca la forma de convertir este proceso en algo menos traumático para el paciente. A pesar de que esto pueda sonar como algo lejano, la verdad es que la respuesta podría estar más cerca de lo esperado.

Así es como los perros impulsan la investigación del cáncer humano

Actualmente, en la Universidad de Sussex, hay un grupo de científicos dedicados al estudio de las células cancerígenas. De ellos, el director del proyecto es el profesor Georgios Giamas.

Es este hombre el que en una publicación reciente de Nature Journal Communications Biology reveló los avances de su investigación. Durante la misma, expresó que se han abocado a estudiar y entender los biomarcadores que se encuentran en las células cancerígenas.

Lo que hace que estos se destaquen es que nunca están en grandes grupos en células sanas, pero sí en las cancerígenas. No obstante, ellos han logrado descubrir algo fascinante dentro de esta separación.

De hecho, han comprobado que cada biomarcador cuenta con un pequeño “paquete” extracelular. Este es lanzado a los fluidos corporales del organismo para que actúe como un catalizador que permita que las células se comuniquen.

Gracias a ello, en los fluidos como la sangre, podría ser posible ubicar las trazas de los biomarcadores que permitan saber no solo si el tumor está presente, sino su tipo. Con una herramienta como esta, hasta podrían identificarse con más facilidad el glioblastoma y dar un tratamiento temprano a los agresivos tumores que se le asocian.

La prueba de sangre se convertirá en la mejor alternativa para la detección temprana

Ya con lo pasado es posible comprender tanto lo útil como precisa que será la información que provean estas células. Por ello, en lugar de tener que realizar dolorosas biopsias y peligrosas intervenciones quirúrgicas, todo lo que sería necesario es una simple prueba de sangre.

Para lograr este fin, en la misma Universidad de Sussex existe un equipo que se encarga de estudiar la posibilidad de crear una “Biopsia líquida”. Su funcionamiento sería exactamente el mismo al de las pruebas de sangre, y tendría tanta o más información como las biopsias actuales.

Sumado a ello, la información sobre el estado del tumor podría conseguirse mucho más rápido. En conclusión, esta posible prueba de sangre permitiría a los doctores saber más en menos tiempo. De esta forma, el paciente podría comenzar un tratamiento mucho antes y aumentar sus esperanzas de superar la enfermedad.

Referencia:

Aggressive brain tumor could be diagnosed with simple blood test in future: https://www.eurekalert.org/pub_releases/2019-08/uos-abt081919.php

Más en TekCrispy