Un ataque al corazón ocurre cuando los músculos de este órgano dejan de recibir una cantidad suficiente de oxígeno, lo que conduce a una interrupción en su trabajo y, por lo tanto, a una ingesta aún menor de esta sustancia en ellos.

Sin oxígeno, las células del corazón mueren rápidamente, y mientras la cantidad de sangre y oxígeno disminuye, provocando lo que se conoce como lesion hipóxico-isquémica, las células cardíacas dañadas comienzan a enviar señales a las células sanas a su alrededor, haciendo que el área afectada se expanda.

Los padres que beben alcohol antes del embarazo pueden dañar la salud de su bebé

Mayor actividad

Una reciente investigación realizada por científicos del Instituto Politénico de Virginia (Virginia Tech), ha encontrado un nuevo compuesto que puede ayudar a preservar el tejido cardíaco durante y después de un ataque.

Los resultados de la investigación tienen el potencial de fundamentar el desarrollo de una nueva medicina que preserve el tejido cardíaco.

Hace más de una década, se descubrió un compuesto (la molécula alpha CT1) que se dirige a la actividad de los canales en las membranas celulares responsables de controlar la transducción de señales, el cual mostró tener efectos inesperados y beneficiosos, particularmente en relación con la cicatrización de heridas cutáneas complejas, como las úlceras del pie diabético.

Ahora, los científicos decidieron experimentar con la composición química de la molécula y llegaron a un descubrimiento imprevisto: una de las variantes de alphaCT1, llamada alphaCT11, mostró una mayor actividad que la molécula original.

En una serie de pruebas, el equipo evidenció que el compuesto AlphaCT11 es efectivo para proteger el corazón contra el daño isquémico, además de que puede acelerar el proceso de reparación de las células dañadas.

Protegiendo el tejido cardíaco

El estudio muestra que la molécula reduce las lesiones incluso 20 minutos después de detener el flujo sanguíneo. Al experimentar con corazones aislados de ratones, los científicos lograron mantener el órgano durante varias horas.

Sobre la base de estos resultados, el doctor Robert G. Gourdie, investigador afiliado al Centro de Investigación del Corazón y Medicina Reparadora de Virginia Tech y autor principal del estudio, comento:

“El compuesto AlphaCT11 parece ser aún más efectivo que el péptido original para proteger los corazones de una lesión isquémica similar a las que ocurren durante un ataque cardíaco”.

Descubren genes que pueden ayudar a reemplazar el tejido perdido luego de un ataque cardíaco

El equipo de investigación manifiesta que estos resultados tienen el potencial de fundamentar el desarrollo de una nueva medicina que preserve el tejido cardíaco, la cual sugieren, se puede tomar antes, durante y después de un infarto.

Un ataque al corazón ocurre cuando los músculos de este órgano dejan de recibir una cantidad suficiente de oxígeno.

En estudios futuros, el equipo examinará la eficacia de alphaCT11 en animales vivos. Además, ya se están desarrollando nuevos métodos para administrar la molécula usando pequeñas gotas de lípidos de origen natural llamados exosomas, lo cual podría facilitar su administración.

Referencia: Interaction of α Carboxyl Terminus 1 Peptide With the Connexin 43 Carboxyl Terminus Preserves Left Ventricular Function After Ischemia‐Reperfusion Injury. Journal of the American Heart Association, 2019. https://doi.org/10.1161/JAHA.119.012385

Más en TekCrispy