Los modelos que representan las primeras dispersiones humanas fuera de África enfatizan una ruta hacia el sur de Asia, pero el hallazgo de fósiles neandertales y humanos modernos en Siberia, sugieren que al menos otras dos dispersiones tuvieron lugar a través de la estepa euroasiática al norte de las altas montañas que distinguen la región.

Si bien la cantidad de fósiles humanos hallados en esta extensa área son pocos, estudios recientes han sugerido que un cambio importante en el registro arqueológico podría ser indicativo de un evento de dispersión humana a gran escala.

Arqueólogos encuentran ciudad neolítica de 9,000 años cerca de Jerusalén

Herramientas recuperadas

En este sentido, el hallazgo de un conjunto de herramientas de piedra en Ikh-Tolborin-Gol, un sitio arqueológico ubicado en un paso de baja altitud que conecta Siberia con el norte de Mongolia, proporcionan una referencia cronológica para el movimiento de la población en el noreste de Asia durante el Pleistoceno tardío.

Los investigadores recuperaron miles de artefactos de piedra.

El hallazgo también apunta a una nueva ubicación donde los humanos modernos pueden haber encontrado por primera vez a sus misteriosos primos, los ahora extintos denisovanos.

Las excavaciones realizadas por científicos de la de Universidad de California en Davis (UC Davis) en el periodo 2011 – 2016,  recuperaron miles de artefactos de piedra, con 826 artefactos asociados con la ocupación humana más antigua de la zona.

Las herramientas, incluyendo cuchillas largas y regulares, se parecen a las encontradas en otros sitios en Siberia y el noroeste de China, lo que indica una dispersión a gran escala de humanos en toda la región.

Aunque en Siberia ya se tenía registro de este tipo de objetos, nunca se había observado un grado de estandarización en la elaboración de estas herramientas. El aspecto más intrigante es que se elaboraron de una manera complicada pero sistemática, y esa parece ser la firma de un grupo humano que comparte un fondo técnico y cultural común.

Movimientos ilustrados

Esa tecnología, conocida en la región como el Paleolítico Superior Inicial, llevó a los investigadores a descartar a los neandertales o denisovanos como los ocupantes del sitio. Al respecto, el investigador Nicolas Zwyns, profesor de antropología en la UC Davis y autor principal del estudio, expresó:

“Aunque no encontramos restos humanos en el sitio, las fechas que obtuvimos coinciden con la edad de los primeros Homo sapiens encontrados en Siberia. Después de considerar cuidadosamente otras opciones, sugerimos que este cambio en la tecnología ilustra los movimientos del Homo sapiens en la región”.

El hallazgo sugiere la dispersión humana a través de la estepa euroasiática hacia el norte del continente ocurrió antes de lo que se creía.
¿Cómo llegaron los primeros habitantes de América?

La edad del sitio, determinada por la luminiscencia que data en el sedimento y la datación por radiocarbono de los huesos de animales encontrados cerca de las herramientas, es aproximadamente 10.000 años antes que el fósil de un cráneo humano descubierto en Mongolia, y aproximadamente 15.000 años después de que los humanos modernos abandonaron África.

Las fechas de las herramientas de piedra coinciden con las estimaciones de edad obtenidas de los datos genéticos para el primer encuentro entre el Homo sapiens y los denisovanos, y aunque aún no se ha establecido dónde y cómo ocurrió esta reunión, los investigadores creen que los denisovanos transmitieron genes que ayudarían al Homo sapiens a establecerse en la gran altitud de la meseta tibetana.

Referencia: The Northern Route for Human dispersal in Central and Northeast Asia: New evidence from the site of Tolbor-16, Mongolia. Scientific Reports, 2019. https://doi.org/10.1038/s41598-019-47972-1

Más en TekCrispy