De derecha a izquierda: tejido sano, tumor en ejemplar femenino, y tumor en ejemplar masculino. Fuente: Cayetano González, IRB Barcelona.

Los tumores atacan de manera diferente a cada individuo dependiendo de la parte del cuerpo en que se desarrollen. Pero ciertamente la ciencia ha encontrado que estos suelen ser mucho más agresivos en el género masculino que en el femenino, incluso cuando estos no están ubicados en los órganos reproductivos.

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) abordó el tema recientemente y experimentando con moscas del vinagre (Drosophila melanogaster) encontró un grupo de genes que podrían estar involucrados con la agresividad de los tumores cancerígenos entre hombres y mujeres.

Según indica Cayetano González, jefe del Laboratorio de División Celular del IRB Barcelona, estos genes “podrían ser dianas potenciales para neutralizar su grado de malignidad“, sobre lo cual radica la importancia de dicha investigación.

Proteínas abundantes en tumores malignos de moscas machos

Los investigadores observaron el desarrollo de tumores inducidos en los cerebros de moscas macho y hembra y encontraron que estos eran mucho más agresivos en el género masculino. La razón de ello yacía en los niveles de varios tipos de proteínas considerablemente más elevados en los tumores de machos en los de inducidos en las hembras.

Entre las proteínas identificadas, una llamada Phf7 es de especial mención, pues también se encuentra en los seres humanos. En estos experimentos, se encontraron en las células tumorales de las moscas macho, mientras que estaba ausente en las de las hembras.

Lo más resaltante del hallazgo es que cuando se eliminaban estas proteínas en las moscas macho, observaron una disminución significativa de la agresividad de los tumores en estos, haciéndose similares a los de las hembras.

De modo que tal como indica Cristina Molnar, investigadora postdoctoral del IRB Barcelona y primera autora de la publicación, existen diferencias notables entre los tumores en hombres y mujeres. Identificarlas podría dar pie al desarrollo de tratamientos específicos más eficientes aplicables dependiendo del género.

“Nuestros resultados muestran que se pueden regular las proteínas responsables de las diferencias en tumores entre machos y hembras para reducir el grado de malignidad que está asociado al sexo del individuo afectado. Comprender las bases moleculares responsables de las diferencias en la incidencia y desarrollo del cáncer debidas al sexo podría permitir encontrar tratamientos específicos para hombres y mujeres”.

Otro aporte de la mosca del vinagre

La mosca del vinagre es una especie ampliamente estudiada a lo largo de más de 100 años de historia, y ha aportado información importante en diferentes aspectos de la ciencia. En el caso específico del cáncer, destaca precisamente por  el descubrimiento de proteínas de relevancia en el marco de esta enfermedad en humanos.

Muchos de los posibles reguladores de las diferencias en tumores dependientes del sexo que hemos identificado en nuestro modelo de mosca del vinagre son proteínas muy conservadas que se encuentran también en humanos“, indica la autora.

La mosca del vinagre ha permitido desarrollar varios modelos experimentales para diferentes tipos de cáncer en humanos como leucemia, neuroblastoma, glioblastoma y cáncer de ovarios, entre otros.

Referencia:

The histone code reader PHD finger protein 7 controls sex-linked disparities in gene expression and malignancy in Drosophila. https://advances.sciencemag.org/content/5/8/eaaw7965