En la batalla contra el cáncer, los oncólogos implementan una variedad de estrategias para detener la enfermedad, desde la quimioterapia hasta la radiación. Más recientemente, uno de los enfoques más prometedores, la llamada inmunoterapia, por razones que aún no están completamente claras, sigue sin ofrecer los resultados esperados.

Básicamente, la inmunoterapia no es más que la estimulación del sistema inmunitario del paciente para que identifique, ataque y elimine las células tumorales.

Envejecer es nuestra forma natural de combatir el cáncer

El papel del microbioma

Existe amplia evidencia de que la inmunoterapia puede mejorar significativamente los resultados de supervivencia en pacientes con melanoma, la forma más mortal de cáncer en la piel, pero solo es efectivo en 40 a 50 por ciento de los casos.

Los investigadores analizan y procesan las heces, las depuran, concentran y colocan en cápsulas de triple espesor que el receptor tomará por vía oral.

Investigaciones preliminares han sugerido que el microbioma humano, la diversa colección de microbios en nuestro cuerpo, puede influir en si un paciente responde a la inmunoterapia o no.

Con esto en mente, un equipo de científicos del Instituto de Investigación Lawson Health de Londres, está explorando si los trasplantes fecales, una forma de manipulación de la composición del microbioma, pueden mejorar los resultados en pacientes con melanoma tratados con inmunoterapia.

Los trasplantes fecales implican recolectar heces de un donante sano, prepararlas en un laboratorio y trasplantarlas al paciente. El objetivo es trasplantar el microbioma del donante para que las bacterias sanas se colonicen en el intestino del paciente.

En un ensayo clínico de fase I, el equipo de investigación examinará el uso de trasplantes fecales para alterar el microbioma de un paciente con cáncer y mejorar su respuesta a los medicamentos de inmunoterapia anti-PD1.

Los participantes de la investigación serán 20 pacientes con melanoma reclutados del Programa Regional de Cáncer de Londres (LRCP) en el Centro de Ciencias de la Salud de Londres (LHSC). Los investigadores seguirán de cerca a los participantes del estudio y medirán la salud de su microbioma y los resultados de la inmunoterapia.

Colonización bacteriana

Los posibles donantes de excremento están sujetos a un proceso de detección intensivo, que no solo busca enfermedades infecciosas y parásitos intestinales, sino que profundiza en los antecedentes familiares y la salud general de la persona.

Investigaciones preliminares sugieren que el microbioma influye en si un paciente responde a la inmunoterapia o no.

Para lograr que la mayor cantidad posible de bacterias intestinales sanas colonicen al paciente con cáncer, los investigadores analizan y procesan las heces de los donantes en laboratorio, las depuran, concentran y finalmente son colocadas en cápsulas de triple espesor que el receptor tomará por vía oral.

Los pacientes serán evaluados por cualquier cambio en el estado de su cáncer, microbioma, sistema inmunológico y salud general. El objetivo principal del estudio es evaluar la seguridad del tratamiento, pero los investigadores también evaluarán los resultados de los pacientes.

¿Qué tan común es el consumo de cannabis entre los pacientes con cáncer?

El trasplante fecal se ha utilizado exitosamente para tratar a pacientes que luchan contra C. difficile recurrente, una infección bacteriana en los intestinos que comúnmente se adquiere en hospitales o centros de cuidado.

Aunque este ensayo intenta aumentar la efectividad de la inmunoterapia como tratamiento para el melanoma, los investigadores confían en que el concepto podría ser aplicable en otras afecciones.

Referencia: Could microorganisms in poop help treat the deadliest form of skin cancer? Lawson Health Research Institute, 2019. https://bit.ly/2N7FZYE

Más en TekCrispy