Trump Contra Amazon

Cuando se avecinan elecciones presidenciales, los candidatos empiezan a promocionarse ante la población con el fin de darles a conocer los ideales que defienden y sus planes en caso de ser electos.

Dependiendo del contexto histórico en que se desarrollen, las campañas de los candidatos pueden resaltar favor y oposición contra ciertos temas de interés en la población. Por ejemplo, en las elecciones presidenciales de 2016 en los Estados Unidos, Hillary Clinton y Donald Trump fueron los candidatos principales y sus campañas tocaron reiteradamente temas como la inmigración, problemas sociales como el aborto y la licencia familiar remunerada, comercio internacional, así como también sexismo y violencia contra las mujeres.

Tanto la vida personal de Clinton como la de Trump estaban relacionadas con problemas de sexismo y violencia contra la mujer, y siendo los principales en esta oportunidad, recibieron infinidad de críticas al respecto. ¿Podría esta discordia influir en el pensamiento de la población luego de la elección de uno u otro candidato?

Un aumento en la aceptación de la violencia contra la mujer

Nicole Johnson, una profesora asistente de psicología de asesoramiento en la Universidad de Lehigh, se dio a la tarea de estudiar el impacto, ya fuera positivo o negativo, de las campañas presidenciales, el comportamiento de votación y la selección de candidatos, específicamente en las opiniones sobre la violación. Johnson y sus colegas recolectaron dos muestras de estudiantes universitarios en la misma universidad antes y después de dicho evento electoral con este objetivo.

Donald Trump quiere detener los huracanes que se avecinan, pero ¿cuál es el riesgo?

Al analizar los dos grupos de datos, los investigadores encontraron que hubo un aumento en la aceptación de la violencia y una disminución en la forma en que percibían la aceptación de los roles tradicionales de género femenino después de la elección de Trump en comparación con los datos recolectados antes de ello.

“Esto significa que después de las elecciones presidenciales de los EE.UU. de 2016, los participantes percibieron que sus pares aceptaban más la violencia, incluida la violencia contra las mujeres, y menos aceptaban los roles tradicionales de género femenino. Presumimos que esto podría deberse a declaraciones fuertes que respaldaban la violencia durante la campaña, así como la demostración de una mujer (Hillary Clinton) que tiene éxito en una esfera masculina percibida (es decir, política)”.

Los hallazgos de esta investigación confirman la idea de que los candidatos presidenciales y sus campañas ejercen una fuerte influencia en la percepción de las opiniones sociales sobre temas polémicos como el de la violación y la hostilidad contra las mujeres.

De modo que estas pueden utilizarse de manera estratégica para promover enfoques más progresistas que permitan erradicar dichos problemas y aumentar el apoyo hacia las víctimas y sobrevivientes de violencia sexual.

Referencia:

Rape Culture and Candidate Selection in the 2016 U.S. Presidential Election. https://academic.oup.com/sp/advance-article/doi/10.1093/sp/jxz021/5519817#136867688

Más en TekCrispy