La monarquía inglesa es una de las más importantes y duraderas de la historia. A lo largo de los años diversos monarcas han ocupado el trono dejando en ellos un sinfín de historias y acciones que pasaron a la historia.

La actual monarca de Gran Bretaña es la Reina Isabel II, perteneciente a la Casa Real de Windsor. Ha estado en su trono por 63 años igualando este año a la reina Victoria I quien hasta este año poseía el mandato más longevo de la historia de ese país.

Sin embargo, en una región tan relevante en la geopolítica mundial como el Reino Unido se han estado preparando por años ante un eventual fallecimiento de la reina, ya que es de suma importancia demostrar fuerza y preparación en estos casos de conmoción nacional.

Hay que recordar que Gran Bretaña fue en su momento el imperio más poderoso del mundo, con colonias en todas partes de globo y con una riqueza y poder militar insuperables. Con el pasar de los años, la gran parte de las colonias inglesas obtuvieron su independencia, sin embargo, muchas de ellas no rompieran completamente sus lazos con Inglaterra y están asociadas a un grupo internacional llamado Commonwealth, un grupo de 53 naciones, todas ex colonias británicas. Es por ello que en billetes de Canadá o Australia podemos observar a la Reina Isabel II como principal protagonista.

Es decir, al momento en el que suceda el mundo entero volteara su mirada hacia Buckingham ya que habrá fallecido una de las personas más relevantes de los últimos tiempos.

London bridge it’s down, primeros momentos

El gobierno británico tiene una serie de códigos y modos de comunicación secretas para momentos de crisis. Cuando murió el padre de Isabel II, el Rey Jorge VI, el primero en enterarse fue Winston Churchill, quien para ese momento fungía como Primer Ministro, a este, se le fue comunicada la noticia bajo el código “Hyde Park Corner” y bajo este mismo nombre informó a los miembros de su gabinete para tomar las acciones necesarias antes de que fuese pública la noticia.

El código que se usará cuando la Reina Isabel II fallezca será “London bridge it’s down”. Cuando el Primer Ministro de ese momento escuche esas palabras sabrá lo que tiene que hacer.

Primeras personas en enterarse

Apenas la Reina cierre sus ojos, rodeada de sus familiares más íntimos, el primero en llevar la noticia será su secretario personal Sir Christopher Geidt, este se comunicará a través de una línea encriptada con el Primer Ministro de ese momento quien debe atender la llamada sin importar en qué asunto se encuentre. Las palabras que pronunciará Geidt a PM serán : “London bridge it’s down”.

Inmediatamente el PM de Gran Bretaña le informará personalmente a todos los afiliados a la Commonwealth y aliados esenciales (Como EE.UU.), y después se le informará al cuerpo diplomático y gobernadores dentro de la isla.

Cobertura de los medios

A lo largo de los años, la BBC ha tenido las exclusivas para informar cualquier suceso relevante referente a la familia real, sin embargo, los tiempos han cambiado y varias agencias de noticias tendrán la información de manera muy rápida, al mismo tiempo, todos los sitios web asociados a la corona británica tendrán un fondo negro con un mensaje de luto por el fallecimiento de la monarca.

Todas las cadenas noticiosas británicas pasarán filmes y micros audiovisuales relacionados con la reina, estos, ya están preparados desde hace mucho tiempo y se encuentran almacenados en diversos medios.

De hecho, muchísimos medios ya tienen preparadas al detalle las programaciones que pasarán ese día. El editor en jefe tiene una lista de historias relacionadas con la Reina listas para publicar ese día, The Times dice que tiene 11 días de programación listos para cuando sea el momento y Sky News ha preparado por años la cobertura de la muerte de la Reina sustituyendo su nombre por el de “Mrs. Robinson”.

De hecho, este clip perteneciente a una visita que hizo como princesa a Cape Town, Sudáfrica será repetido en muchísimas ocasiones en televisión nacional:

Cada estación de radio británica tiene un código de alerta llamado “Obit light”, este código es probado semanalmente y se activa cuando hay un hecho de conmoción nacional. Cuando esta luz se encienda, los DJ o programas de radio pondrán inmediatamente música clásica, de hecho ya hay dos canciones preparadas para este momento: “Mood 1” y “Mood 2”, después de los primeros 5 minutos de música entrará el noticiero y dará la noticia.

Chris Prince, un productor de radio londinense, dijo en una entrevista, que si estás en Londres y de repente escuchas esta melodia en la radio de tu carro:

Revisa el Twitter o llama a tu familia para que prenda la televisión, probablemente la Reina haya muerto.

La tercera temporada de The Crown ya tiene fecha de estreno

El “bombillo rojo” de la BBC y sus códigos frente a la noticia

El bombillo rojo o “Radio alert transmission system” (Rats) fue un sistema de alerta instaladas en la sede de la BBC de Londres durante la guerra fría, se dice que este bombillo se enciende únicamente cuando hay hechos de grave conmoción nacional.

De hecho, existen trabajadores que ya llevan muchísimos años en la BBC y nunca lo han visto funcionar. Se presume que será encendido cuando la Reina fallezca.

Al mismo tiempo, se le ha instruido a los presentadores de noticias, portar siempre ropa negra, en el caso de los hombres, corbata oscura. Todas las cadenas de la BBC de Londres van a pasar exactamente lo mismo y el presentador debe comenzar la noticia con la famosa frase: “This is the BBC from London” (Esto es la BBC desde Londres).

Funeral

La reina Isabel II fue innovadora al permitir que su coronación fuese televisada en 1952, allí, diversos protocolos fueron seguidos estrictamente. A partir de allí todos los eventos importantes de la monarquía han sido transmitidos por televisión, tales como las uniones reales, el funeral de la Reina Madre y el funeral de Winston Churchill (no formó parte de la monarquía pero su funeral fue de gran relevancia nacional).

El mundo ya ha visto dos grandes funerales de la monarquía inglesa. El funeral de la Reina Madre (Madre de Isabel II) en 2002 y el la princesa Diana (1997), sin embargo, ninguno de estos funerales se compara a la solemnidad e importancia de una Reina o Rey.

Recordemos que el mundo no ve la muerte de un monarca inglés desde el fallecimiento del Rey Jorge VI en 1952 y que este,¿ no fue televisado.

Los planes están rigurosamente armados, ya existe una lista de más de 10.000 invitados entre los que figuran jefes de estado, intelectuales, congresistas, líderes de partido, entre otros.

Ya existen planes milimétricamente planeados llamados D-day, D+1 y así sucesivamente hasta terminar los eventos.

Las banderas británicas de todo el país como las del Commonwealth se mantendrán a media asta, muchos eventos públicos se cancelarán hasta que la reina sea enterrada, el Ministerio de Cultura, Educación y Deporte inglés tendrá días ocupados ya que habrá eventos que no se podrán cancelar, por ejemplo, durante los rituales fúnebres del Rey Jorge los partidos de fútbol pautados se llevaron a cabo con normalidad.

Las televisoras podrán ingresar y grabar sin problemas, únicamente tendrán prohibido grabar a los miembros de la familia real mientras lloran o se sienten afligidos por la pérdida de la reina.

Sin dudas será uno de los eventos más vistos de la década.

¿Quién se queda con la corona?

Por linaje, la corona le pertenece a su hijo, el príncipe Carlos, quien inmediatamente deberá escoger su nombre de monarca y empezar los preparativos para su coronación, al mismo tiempo, su esposa, Camila, se convertiría en reina.

Sin embargo, esta coronación está llena de polémica, principalmente porque Carlos ya presenta una edad de más de 60 años y segundo por toda la polémica suscitada alrededor de la pareja desde el fallecimiento de Lady Di. Se espera que la Princesa Camila decline a su título de reina y existen rumores de que lo mismo sucederá con Carlos, cediendo la corona de Rey a su hijo mayor, Guillermo.

Al mismo tiempo tendrá que lidiar con diversas confrontaciones políticas en varios frentes, el más importante de ellos es en Australia, en donde el presidente actual ha manifestado en constantes ocasiones su deseo de dejar de tener a la corona británica como una figura titular.

Sin embargo, todos estos aspectos están por verse ya que el sucesor de la corona está aún en duda. Lo que sí es un hecho es que al ser un rey, el himno nacional de la Gran Bretaña tendrá que cambiar de God Save the Queen a God Save the King igual que se tendrá que sustituir absolutamente todo el papel moneda que posee impreso el rostro de la Reina, es decir: las libras esterlinas, el dólar australiano, el dólar canadiense, entre otros.

Como hemos dicho anteriormente, este evento marcará un antes y un después en la historia de Gran Bretaña y significará un hecho muy mediático en el resto del mundo, sin embargo, la corona y el gobierno inglés lo tienen todo bastante calculado.

Este momento llegará cuando tenga que llegar, por ahora, disfrutemos viendo cómo el año que viene, la Reina Isabel II se convertirá en la reina con más años en tener la corona del Reino Unido.

God save the Queen!

Más en TekCrispy