Bien sabemos que los procedimientos quirúrgicos pueden llegar a ser bastante complejos dependiendo de la razón que los haya originado. Pero también existen muchos sumamente sencillos, pero que por errores o falta de previsión en ciertas cosas, pueden acarrear problemas postoperatorios.

Tal es el caso de un hombre de 72 años, que se sometió a una cirugía para eliminar una protuberancia inofensiva de su abdomen. Como es rutina en este tipo de procedimientos, se le administró anestesia general para la extracción, pero antes de ello no se había retirado su dentadura postiza y terminó tragándosela sin siquiera haberse percatado.

Sangrado, hinchazón y una dentadura postiza extraviada

Seis días después de su intervención abdominal, el hombre acudió a emergencias emanando sangre de la boca, con dolor y dificultades para tragar, lo que ya le había estado impidiendo ingerir alimentos sólidos.

Al examinarlo, los médicos diagnosticaron una infección respiratoria, lo cual puede ocurrir luego de ciertos procedimientos quirúrgicos, además de los efectos secundarios de haber tenido un tubo en su garganta durante la operación. El tratamiento indicado fue enjuague bucal, antibióticos y esteroides y reposo.

Pero el paciente no vio mejoría, y regresó dos días después de la primera consulta con los síntomas empeorados. Y es que ni siquiera había podido tragar ninguna de las medicinas que le habían recetado anteriormente.

Ante ello, los médicos sospecharon que se trataba de una neumonía por aspiración. Esta es una infección grave que suele tener origen en la inhalación de alimentos o ácido estomacal o saliva en los pulmones. Esta vez, los médicos observaron su garganta y cuerdas vocales y encontraron un objeto semicircular sobre estas últimas, que evidentemente era el culpable del malestar del paciente. En este momento, la zona mostraba hinchazón y ampollas.

Los médicos explicaron la situación al hombre, y este les comentó que había extraviado su dentadura postiza, conformada por techo de metal y tres dientes postizos el día de la operación de abdomen.

Una cirugía de emergencia para extraer los dientes postizos

El simple hecho de haberse dejado la prótesis dental durante una cirugía sencilla requirió dos cirugías de emergencia posteriores y transfusiones de sangre.

Los doctores decidieron aplicar una cirugía de emergencia para extraer la dentadura postiza del anciano y seis días después se le dio de alta. Sin embargo, seis días después de esto, presentó una hemorragia que lo obligó a volver, y una vez confirmado que el sangrado se había detenido, se le dio de alta nuevamente.

Nuevos médicos sufren acoso sexual en los centros médicos en que trabajan

Pero la historia no terminó allí. Diez días después, el paciente regresó con el mismo problema y luego de un par de días fue enviado a su casa para volver una vez más seis días después por otra hemorragia.

En este último regreso, las pruebas revelaron que tenía tejido en la herida interna alrededor del sitio donde se ubicaban las ampollas, por lo que procedieron a cauterizarlo para darle fin a las hemorragias. Tal fue su pérdida de sangre con este incidente, que el paciente también requirió transfusiones.

Pero la hemorragia continuó días después y tuvo que aplicársele una cirugía de emergencia ya que el sangrado provenía de una  arteria desgarrada en la herida. Esta última intervención puso fin a la agonía: una semana después el tejido había empezado a curar, y en los seis meses posteriores no necesitó más atención de emergencia.

Los médicos y pacientes deben informar si poseen prótesis antes de una operación

Por gracioso que suene, este es un punto de vital importancia al que debe empezar a prestársele mayor atención. Tal como indican los autores en su artículo publicado en BMJ Case Reports:

“No existen pautas nacionales establecidas sobre cómo se deben manejar las dentaduras postizas durante la anestesia, pero se sabe que dejar las dentaduras postizas durante la ventilación con bolsa-máscara permite un mejor sellado durante la inducción [cuando se infunde el anestésico], y por lo tanto, muchos hospitales permiten las dentaduras postizas se deben retirar inmediatamente antes de la intubación cuando se inserta un tubo en la vía aérea para ayudar a respirar”.

Aunque sin lugar a dudas se trató de una experiencia espeluznante para este señor, ha dejado una gran lección para los profesionales de la medicina y la ciencia en general. Vemos pues cómo aún en nuestros tiempos de avance aún hay cosas muy básicas que se nos escapan de las manos.

Referencia:

Dentures discovered in larynx 8 days after general anaesthetic. https://dx.doi.org/10.1136/bcr-2019-230055

Más en TekCrispy