Para muchos, Internet puede ser una fuente de ocio o una herramienta para conectarse con tus contactos, pero para otros es una pieza clave de su desempeño laboral así que es importante prevenir que tu problema con la red vaya más o que se mantenga en el tiempo.

La conexión a Internet es algo de lo que nadie se acuerda hasta que da problemas, pero antes de llegar a la frustración absoluta te damos algunos indicadores de que algo no anda del todo bien en tu conexión:

Microcortes

Desafortunadamente los microcortes son un problema tan conocido como frustrante. Suelen ser pequeños parones en la conexión que te molestan en tus actividades de internauta. Si es algo molesto al navegar por la red, más te frustrará si estás en una llamada, viendo un vídeo o jugando a juegos online.

Puede haber muchos factores que provoquen este problema de conexión, aunque es habitual que tu compañía telefónica te pueda ayudar; ya que muchas veces se originan por problemas de modelo o configuración del router.

Velocidad por debajo de la contratada

Otro problema habitual en la vida de un internauta. Si estás directamente conectado por cable ethernet no puedes hacer muchas cosas salvo ponerte en contacto con tu compañía telefónica y que te puedan ayudar a detectar si depende de ellos o del hardware de red que tengas instalado: Router, cable ethernet, tarjeta de red…

Si, por el contrario, detectas que tu velocidad wifi es inferior a la que tienes contratada los problemas pueden ser más variados. Desde depender de tu compañía a la arquitectura de tu casa, pasando por el modelo de router o de con cuántas personas compartes la conexión.

En cualquier caso, te recomendamos que hagas pruebas con algún test de velocidad y compruebes si te llega lo mismo con cable que con wifi o si en distintos puntos de tu casa u oficina cambia la velocidad.

Descubre el peso de tu sitio web para mejorar su velocidad de carga con Page Weight

Exceso de ping y latencia: Lag

Aunque es un problema para cualquier tipo de internauta, los que jueguen a videojuegos online son los que se verán más identificados con este problema. Este ping elevado o “lag” es el responsable de que el tiempo de respuesta de tu conexión sea más lento de lo normal, algo que puede destrozar la experiencia de juego.

Muchos factores pueden influir en la latencia, pero mejorar tu tarifa de red, no saturar la conexión (desconexión, vídeos, streaming… ) o usarlo en horas en las que no haya otros usuarios conectados podrán mejorar tu experiencia de navegación.

Páginas, juegos y/o aplicaciones que no cargan

Si notas que el problema no es generalizado, si no que está localizado en una o varias páginas, aplicaciones o juegos; es probable que el problema no sea de hardware, si no de software.

Estos problemas a menudo se solucionan comprobando que tu firewall no esté bloqueando las aplicaciones o juegos que queremos utilizar; o comprobando si tenemos actualizados los controladores necesarios. A veces puede ser que simplemente no tengamos actualizada la aplicación, juego o el propio sistema operativo por eso no nos permite ejecutarlo hasta que no lo tengamos todo al día.

Descarta posibles causas y asesórate

Lo mejor es no desesperar e ir descartando posibles problemas. Si no llegas a la fuente del problema siempre puedes recurrir a tu compañía telefónica para que el servicio técnico te pueda asesorar. También puedes recurrir a un profesional externo que te pueda aconsejar para solucionar y prevenir este tipo de problemas.

Más en TekCrispy