Meses atrás hablamos de algo muy curioso: las huellas de los elefantes juegan un papel crucial para la supervivencia de ranas, algo que fue observado por un equipo de investigadores en sus visitas a un santuario natural en Myanmar. Así tan gigantes e inofensivos como se les ve, se les ha denominado “ingenieros de ecosistemas”.

Pero en lo que respecta a ecología, también destaca el elefante africano del bosque, cuyo nombre científico es Loxodonta cyclotis. A este se le conoce coloquialmente como un “jardinero”, pues interviene en la dispersión de semillas de árboles de frutas muy diversos de los que se va alimentando en su paso por los bosques tropicales que caracterizan el continente que habita.

Al mismo tiempo, contribuye con la germinación de más de 100 especies vegetales que conforman la alimentación e incluso el refugio de otros animales como los primates, las aves y los insectos.

Por si esto fuera poco, su papel va más allá de la ingeniería y la jardinería. Una investigación reciente abordada por investigadores brasileños afiliados a la Universidad de Campinas (UNICAMP) y la unidad de Informática Agrícola de la Corporación Brasileña de Investigación Agrícola (EMBRAPA) con otros colegas internacionales, reveló que los elefantes africanos cambian la estructura de su hábitat forestal y contribuyen en el almacenamiento de carbono. Los hallazgos han sido publicados en la revista Nature Geoscience.

La ciencia ha reconocido más de una vez los efectos de los elefantes dentro de los ecosistemas, como ya mencionamos, sin embargo, se sabe muy poco sobre las funciones específicas de los elefantes forestales de África en lo que respecta a reservas de carbono y la estructura del bosque en general.

Los elefantes moldearon los bosques

Simone Aparecida Vieira , una de las autoras del estudio, indica que los bosques tropicales de África Central tienen reservas de carbono superiores a las de la selva amazónica aún a pesar de sus similitudes climáticas y de suelo.

Además, sus bosques tienen una media de tallo más baja, diámetros de árboles más grandes y biomasa aérea media más alta que la selva amazónica, y tal parece que la presencia de los elefantes dentro de ellos ha jugado un papel clave en su diferenciación de la Amazonia.

Para esta investigación, el equipo utilizó un software llamado Ecosystem Demography 2 (ED2) que permite simular la heterogeneidad horizontal y vertical de la vegetación y observar su desenvolvimiento a largo plazo.

La simulación incluyó un factor importante como lo es la competencia entre las planta por los recursos, que lleva a algunas a morir mientras otras sobreviven. Así también, variables aleatorias, como la presencia de elefantes y su conocido efecto sobre la estructura de los bosques a corto, mediano y largo plazo.

La inclusión de los elefantes en las simulaciones desembocó en una reducción temporal de la masa sobre el suelo que se mantuvo entre 125 y 150 años pues los árboles pequeños tendían a morir. Sin embargo, este proceso se invirtió y logró llevar al ecosistema a un equilibrio a largo plazo 250 y 1,000 años después de la introducción de los elefantes.

Australia exterminará a sus gatos por representar una amenaza para su fauna

Dicho esto, es evidente que estos, con su gran tamaño, han podido moldear los bosques africanos como se conocen actualmente y, por ende, también sean los causantes de las diferentes de estos con respecto a los de la Amazonía:

“Los resultados respaldan la hipótesis de que los elefantes pueden haber moldeado la estructura de los bosques tropicales de África y probablemente hayan jugado un papel clave en la diferenciación de los bosques tropicales de la Amazonía”.

¿Cómo los elefantes logran moldear los bosques tropicales africanos?

Los elefantes se desplazan, se empujan y se rascan contra los árboles que conforman los senderos del bosque en su actividad de forrajeo. Este impacto va adelgazando los árboles pequeños, lo que ocasiona que no compitan tanto por el agua, la luz y el espacio en los estratos bajos. Es de esta forma que dichos recursos estén más disponibles para otros árboles, que llegan a alcanzar grandes diámetros y una alta densidad de madera.

“Descubrimos que a una densidad típica de 0.5 a 1 animales por kilómetro cuadrado, las perturbaciones de los elefantes aumentan la biomasa aérea de 26 a 60 toneladas por hectárea”.

Al mismo tiempo, el aumento de esta biomasa sobre el suelo implica un mayor almacenamiento de carbono. De modo que la biomasa no solo está dada por árboles prominentes, sino también por una porción aérea.

El efecto de la reducción de elefantes en África Central

Tristemente, las poblaciones de elefantes forestales han disminuido desde que los europeos colonizaron África occidental. Desde su llegada, se iniciaron actividades de caza indiscriminada e insostenible, así como la destrucción de su hábitat. De hecho, sus prominentes árboles se han reducido a un 10 por ciento de su tamaño original.

Conscientes de ello, los autores también simularon los efectos de la extirpación completa de los elefantes del bosque tropical africano y el resultado fue una pérdida de aproximadamente el 7 por ciento de la biomasa y hasta 3 mil millones de toneladas de carbono.

Nuestras simulaciones sugieren que si la pérdida de elefantes continúa sin cesar, los bosques de África central pueden liberar el equivalente de varios años de emisiones de CO2 de combustibles fósiles de la mayoría de los países, acelerando potencialmente el cambio climático. Por lo tanto, su pérdida podría tener un impacto drástico tanto a nivel local como global“, dijo Christopher Doughty de la Universidad del Norte de Arizona y coautor del estudio.

Sin embargo, si se toman medidas para la conservación de los elefantes a tiempo, dicha tendencia podría revertirse. Pero bien sabemos cuánto le cuesta a la humanidad abordar estrategias para cuidar la naturaleza.

Referencia:

Carbon stocks in central African forests enhanced by elephant disturbance. https://www.nature.com/articles/s41561-019-0395-6

Más en TekCrispy