Salmón de Danubio (hucho hucho). Su población se redujo un 82 por ciento. Foto: CC BT-SA 4.0/Liquid Art.

Nuestro planeta se llama Tierra, aunque en realidad está cubierto por masas y masas de agua. Apenas el uno por ciento de su superficie está ocupada por ríos y lagos, que contienen agua dulce, pero a pesar de parecer una porción insignificante, no lo es: estos albergan un tercio de todas las especies de vertebrados en todo el mundo.

Partiendo de esta biodiversidad, podríamos pensar que las aguas dulces son una prioridad en cuanto a conservación, pero como ya sabemos, la humanidad es más dada a destruir al construir. En realidad la vida dentro de los depósitos de agua dulce en nuestro planeta se encuentra bajo amenaza.

Así lo declararon los científicos del Instituto Leibniz de Ecología de Agua Dulce y Pesca Interior (IGB) que, en conjunto con sus colegas internacionales, lograron cuantificar el daño global causado a los grandes animales de agua dulce.

La megafauna de agua dulce se ha reducido

La distribución del esturión europeo (Acipenser sturio) disminuyó en un 99 por ciento. Foto: Solvin Zankl.

En esta oportunidad, los investigadores compilaron datos de series de tiempo disponibles para un total de 126 especies de megafauna  de agua dulce a nivel mundial. También recolectaron datos de distribución geográfica tanto anteriores como contemporáneos para 44 especies distribuidas en Europa y los Estados Unidos.

Cuando hablamos de megafauna de agua dulce nos referimos a todos los animales de agua dulce cuyo peso es de 30 kilogramos en adelante. Estos comprenden especies de delfines de río, castores, cocodrilos, tortugas gigantes y esturiones.

Encontraron que las poblaciones globales de megafauna de agua dulce disminuyeron en un 88 por ciento entre 1970 y 2012, lo que representa el doble de las poblaciones de vertebrados perdidos en tierra o en océanos.

Los dominios más afectados fueron el de Indomalaya, en un 99 por ciento, abarcando el sur y el sudeste de Asia y el sur de China, y el Paleártico, en un 97 por ciento, que cubría Europa, África del Norte y la mayor parte de Asia.

Los investigadores indican que las especies de peces grandes como los esturiones, los salmónidos y los bagres gigantes, han sido las más afectadas reportando una disminución del 94 por ciento en el período citado. A estos les siguen los reptiles, con un 72 por ciento.

Algunas especies amenazadas han logrado conservarse

El castor europeo es una de las especies que ha logrado mantenerse. Foto: CC BS-YA 3.0/ Per Harald Olsen.

Pero a pesar de estos porcentajes preocupantes, 13 de estas especies amenazadas han logrado mantenerse estables gracias a medidas de conservación específicas. Tenemos los casos del esturión verde (Acipenser medirostris) y el castor americano (Castor canadensis), que no solo se han conservado, sino que incluso han aumentado en los Estados Unidos.

Por otro lado, en Asia, citamos la población del delfín del río Irrawaddy (Orcaella brevirostris) en la cuenca del Mekong, al surestes, donde se ha registrado un aumento por primera vez en 20 años.

También en Europa se han logrado mantener algunos de estos animales. Entre ellos, el castor euroasiático (fibra de ricino), que incluso ha logrado introducirse nuevamente en regiones de donde había desaparecido. Esto parece ser una medida atractiva, y en Alemania, por ejemplo, el IGB está trabajando con ayuda internacional para reintroducir el esturión europeo (Acipenser sturio) y el esturión del Atlántico (Acipenser oxyrinchus) en las aguas europeas.

Sobreexplotación y pérdida de ríos son las principales amenazas

Pues bien, los humanos podemos comer una amplia variedad de animales, pero eso no quiere decir que debamos extinguirlos en el proceso. Pero eso es lo que pasa: la sobreexplotación ha destacado como la principal amenaza para la megafauna de agua dulce. Los animales de este grupo suelen ser atractivos para el comercio por su carne, piel y huevos.

Pero también Fengzhi He, primer autor del estudio y experto en patrones de diversidad y conservación de megafauna de agua dulce en IGB, también habla de la pérdida de los ríos. Los animales de agua dulce se desplazan en estos, pero sistemas como las represas limitan su acceso a zonas de desove y alimentación:

“Además, la disminución de las especies de peces grandes también se atribuye a la pérdida de ríos que fluyen libremente, ya que el acceso a las zonas de desove y alimentación a menudo está bloqueado por represas.

Aunque los grandes ríos del mundo ya han sido altamente fragmentados, otras 3700 grandes represas están planificadas o en construcción, lo que exacerbará aún más la fragmentación del río. Más de 800 de estas represas planificadas se encuentran en puntos críticos de diversidad de megafauna de agua dulce, incluidas las cuencas de los ríos Amazonas, Congo, Mekong y Ganges”.

Hemos hablado mucho sobre contaminación y sobre especies en peligro de extinción, así que es probable que esta noticia no genere sorpresa en la comunidad. Sin embargo, debe llamar nuestra atención y despertar conciencia en cada ser humano para estimular la colaboración en la conservación de los ecosistemas y cada uno de sus elementos. Esta disminución global de la megafauna de agua dulce no debe pasar desapercibida.

Referencia:

88 Percent Decline of Big Freshwater Animals. https://www.igb-berlin.de/en/news/88-percent-decline-big-freshwater-animals