Ya cumplidos los 50 años de la llegada del hombre a la Luna, esta parece una meta superada y ahora estamos más interesados en explorar otros planetas, como el caso de la misión planeada para Marte en los próximos años.

Pero en realidad la Luna sigue siendo un enigma para nosotros. Muchos creen que el alunizaje humano fue un montaje para que Estados Unidos destacara en el contexto de la Guerra Fría como superior ante la Unión Soviética.

Esta teoría quizás pudo haber tomado mayor peso para quienes la crean luego de enterarse del incidente de la nave espacial israelí Beresheet en abril de este año, que se estrelló contra nuestro satélite cuando intentaba alunizar.

Lo relevante de ello no es lo difícil que sigue siendo llegara a nuestra luna, sino que durante el impacto pudieron haberse esparcido miles de tardígrados deshidratados sobre su superficie, según un reporte reciente de Wired.

La carga que transportaba el módulo Beresheet

Beresheet era pequeño robot de aterrizaje lunar muy interesante que llevaba una especie de “cápsula del tiempo” digital que contenía más de 30 millones de páginas de datos: páginas de Wikipedia en inglés, el disco Wearable Rosetta, la base de datos PanLex, la Torá, e incluso información más sencilla como dibujos para niños y un libro infantil sobre el lanzamiento espacial.

También enviaron un magnetómetro para medir el campo magnético local y un artefacto para hacer mediciones precisas de la distancia Tierra-Luna. Y como es de esperar, también alojaba la huella de los autores de la misión: el himno nacional de Israel, la bandera israelí y una copia de la Declaración de Independencia de Israel.

Pero lo más interesante es que el módulo también alojaba muestras de ADN humano, a pesar de que no era tripulado por astronautas, y tardígrados, esos animales microscópicos reconocidos por su capacidad de sobrevivir en condiciones extremas con la del espacio.

Al igual que los fósiles de cetáceos envasados en ámbar, el ADN humano y los tardígrados se sellaron en una capa de resina, mientras que otro grupo se vertió en la cinta adhesiva que mantenía la biblioteca digital sujeta. Estas fueron adiciones de último momento, así que podemos decir que los contratiempos humanos aplican incluso fuera de nuestro planeta.

Hasta ahora, no se sabe si luego del impacto este material sobrevivió y “logró su cometido” de quedar en la Luna, o si bien se destruyó.

¿Por qué enviar tardígrados a la Luna?

Los tardígrados son prácticamente indestructibles y pueden sobrevivir en el espacio.

Como mencionamos en un artículo previo reciente, los tardígrados, mejor conocidos como los osos de agua, son criaturas microscópicas con cuerpos regordetes conformados por ocho patas.

Pero su atractivo va más allá de su físico: a pesar de lucir tan científicamente tiernos, los tardígrados son sumamente fuertes. Pueden resistir temperaturas extremas de menos 328 grados Fahrenheit (menos 200 grados Celsius) a más de 300 F (149 C).

Ya han ido al espacio, y sí, la radiación  y las condiciones de vacío en dicho entorno no son un problema para ellos.

También son capaces de deshidratar sus cuerpos hasta llegar a un estado conocido como “tun”, similar a las bacterias cuando se convierten en esporas o a los mamíferos cuando hibernan. Los tardígrados arrugan sus pequeños cuerpos y expulsan el agua que contienen, quedando en una especie de stand by del que puede “revivir” después de 10 años, e incluso más tiempo.

Sabiendo esto, no nos extrañaría que estos osos de agua hubiesen sobrevivido a la explosión del robot Beresheet. Si algo a bordo de dicha nave podía haberlo hecho, sin lugar a dudas eran ellos, pero por el momento no podemos saberlo.

Mantenemos la esperanza de que la respuesta sea sí. De modo que ahora, cuando alcemos la vista en una noche de Luna, no solo estaremos admirando su tenue y romántico brillo, sino también a millones de osos de agua caminando en su superficie.

Referencia:

A crashed israeli lunar lander spilled tardigrades on the moon. https://www.wired.com/story/a-crashed-israeli-lunar-lander-spilled-tardigrades-on-the-moon/