Como muchos saben, una importante porción de la población estadounidense sabe manejar armas de fuego. Curiosamente, la mayor causa de muerte por estos artefactos es el suicidio, y los minoristas de armas de fuego están dispuestos a colaborar para evitarla.

Un estudio reciente de la Universidad de Washington consistió en estudiar la influencia de los minoristas de armas y miembros clave de la comunidad en la prevención del suicidio con armas de fuego. Se trata del primer trabajo de este tipo, y los hallazgos fueron publicados en la revista Suicide and Life-Threatening Behavior.

Los suicidas prefieren las armas de fuego

Aproximadamente la mitad de los suicidios registrados en los Estados Unidos entre 1999 y 2017 estuvieron estuvo presente un arma de fuego, y el porcentaje es mucho mayor en el caso de personas mayores, según los datos suministrados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Para ser más específicos, en Washington, por ejemplo, entre 2013 y 2017 los datos son similares: casi la mitad de todos los suicidios involucraron armas de fuego. Asimismo, el 67 por ciento de los suicidas veteranos también las usaron, de acuerdo a la información del Departamento de Salud del estado.

Estos datos son suficiente evidencia para afirmar que estas representan la herramienta más común que utilizan las personas que toman la decisión de quitarse la vida en los Estados Unidos.

Conscientes de ello, en 2017 se inició una campaña conocida como Safer Homes con el fin de ofrecer capacitación, alcance y dispositivos de bloqueo para armas de fuego y medicamentos en aquellas comunidades en las que los habitantes poseen armas de fuego.

Aunque sea difícil de creer, los minoristas de armas juegan un papel crucial en este tema. Es por ello que Safer Homes, entre sus objetivos, los identificó como un elemento clave en la distribución de información sobre la prevención del suicidio.

A pesar de que la Universidad de Washington es la primera que ha abordado un estudio relacionado con la prevención del suicidio por armas de fuego, también otras entidades del país se han visto involucradas. Estados como New Hampshire y Colorado ya están tomando cartas en el asunto a fin de incluir a los minoristas de armas de fuego en este tema.

Muchos minoristas de armas no respondieron la encuesta

De modo que el primer paso en esta investigación fue aplicar encuestas a casi 800 minoristas independientes de armas de fuego para saber qué tan conscientes estaban en cuanto a la prevención del suicidio y su disposición a participar en las campañas enfocadas en ello. Los grandes establecimientos de venta de armas no se incluyeron por políticas de la empresa que limitan la divulgación de información.

A pesar de haber identificado una población tan grande, al final la muestra fue de apenas 178 encuestas completadas. 62 contestaron muy pocas preguntas de la encuesta, 16 informaron a los investigadores que no la responderían, mientras que las 500 restantes no fueron devueltas y 33 fueron devueltos como no entregables.

Con ello, los investigadores comprendieron la hermeticidad de dicho negocio. Así lo declaró Jennifer Stuber, profesora asociada de la la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Washington:

“Existen barreras para trabajar con esta población debido a la desconfianza y la información de contacto incompleta. Pero si consigues los mensajeros adecuados para atraer a la gente a la mesa, existe claramente la voluntad de los minoristas de participar en las soluciones”.

Los minoristas de armas de fuego apoyan campañas contra el suicidio

Es necesario capacitar al personal de los minoristas de armas de fuego para detectar señales de ideas de suicidio en los clientes.

Podemos resumir la encuesta en tres aspectos primordiales: conocimiento del suicidio y cómo prevenirlo, su apoyo para aprender más, y la voluntad de intervenir directamente con los clientes.

Los resultados fueron alentadores: casi la mitad de los minoristas tenía algún conocimiento de las señales de advertencia de suicidio entre sus clientes. Así también, casi dos tercios de estos expresó su interés por aprender más sobre el papel de los minoristas de armas de fuego en la prevención del suicidio. De la mano con estos, el 72 por ciento de los encuestados aseguró que brindarían capacitación gratuita a sus empleados en pro de este objetivo.

En lo que respecta a la percepción que tienen los minoristas sobre el suicidio y su forma de indagar sobre este tema en los clientes, se encontró una especie de tabú o discreción. Casi tres cuartos de los encuestados dijo que preguntarles a los clientes sobre su salud mental podría resultarles ofensivo.

Pero también observaron ausencia de empatía en proporciones importantes. Alrededor del 45 por ciento de los encuestados indicó que hacer preguntas personales a sus clientes escapa de sus responsabilidades. Así también, el 66 por ciento estuvo de acuerdo con la siguiente idea: “Si una persona quiere morir por suicidio, no hay nada que pueda hacer para detenerla“.

Ahora bien, mientras los minoristas tenían mayor experiencia en el negocio y más sabían sobre el suicidio, más cómodos se sentían con las ideas de brindar capacitación a sus empleados y la de conversar con los clientes sobre el tema.

Sorprendentemente, aquellos minoristas cuya mayoría de ventas provenían de armas de fuego y municiones se mostraron más interesados en apoyar la educación y la distribución de información sobre el suicidio.

Ocurrió de manera similar con aquellos que tenían mayor tiempo en la industria, y a su vez calificaban como posibles líderes en cualquier iniciativas futura entre los minoristas de este sector.

Disposición y capacitación contra el suicidio

Tal como señala el autor principal de la investigación, Thomas Walton, los resultados indican que la proactividad de la comunidad es un factor importante en la aplicación de medidas de prevención del suicidio.

Pero al mismo tiempo, deja ver la ignorancia en torno al papel de las armas de fuego para las personas con ideas de suicidio y la falta de empatía o recato de tocar el tema con los clientes que parecen presentar señales de ello.

“Es fundamental trabajar para cambiar esta percepción errónea común de que el suicidio es inevitable. Para la gran mayoría de las personas, el deseo de morir por suicidio es fugaz, por lo que cualquier cosa que cualquiera de nosotros pueda hacer para prevenir o posponer un acto suicida está ayudando a salvar una vida”.

A pesar de ello, existe un interés en el sector por abordar dicha situación. Esta investigación ha dejado evidencia de que los minoristas de armas en todo el estado de Washington están dispuestos a aprender sobre prevención del suicidio y a capacitar a sus empleados para detectar posibles casos y actuar ante las señales de advertencia.

Referencia:

Study shows gun shops can aid in preventing suicides. https://www.washington.edu/news/2019/08/08/study-shows-gun-shops-can-aid-in-preventing-suicides/