Chernóbil es una ciudad ucraniana muy conocida por el desastre nuclear de 1986 que dejó inhabitable a la ciudad vecina Prípiat hasta la actualidad. Los científicos estiman que serán necesarios unos 20,000 años para que los humanos puedan habitar la ciudad nuevamente sin riesgo de ser afectados por la radiación que aún impera dentro de la zona de exclusión.

Para sorpresa de muchos, a pesar de que ciertamente la región no es apta para la vida humana, desde el desalojo esta se ha cubierto por una densa y variada vegetación. Los científicos han explicado esto partiendo de la flexibilidad del sistema celular de las plantas, que al no poder moverse por sí mismas, para poder sobrevivir simplemente tratan de adaptarse.

Stuart Thompson de la Universidad de Westminster, asegura que la radiación sí tiene efectos nocivos para las plantas, sin embargo, estas son uno de los mejores ejemplos de resiliencia. Pero al encontrarse en un entorno con recursos suficientes para su desarrollo, la vida es posible, y es por esta razón que ahora Prípiat aloja una de las mayores reservas naturales del mundo.

Ahora bien, si nos preguntamos si estas plantas son aptas para el consumo humano, la respuesta podría ser no. Sin embargo, un equipo de científicos británicos ha revolucionado esta idea con la producción de un vodka libre de radiactividad llamado ATOMIK. Este fue producido a partir de cultivos cercanos a la zona del desastre nuclear.

Jim Smith, un profesor de la a Universidad de Portsmouth, ha estado investigando la contaminación de Chernóbil prácticamente desde el accidente hace 30 años. Recientemente trabajó con sus colegas para producir una bebida espirituosa con plantas de la zona.

Los científicos encontraron algo de radioactividad en el grano, pero indican que en el proceso normal de destilación se encontró únicamente Carbono 14 natural en el alcohol “al mismo nivel que cabría esperar en cualquier bebida espirituosa“.

Smith considera que este logro convierte a esta bebida como la más importante del mundo pues representa una esperanza para la recuperación de las comunidades abandonadas en la zona ucraniana.

“Creo que esta es la botella de alcohol más importante del mundo porque podría ayudar a la recuperación económica de las comunidades que viven en las áreas abandonadas y sus alrededores”.

Recordemos que luego del accidente, se estableció una zona de exclusión de 30 kilómetros alrededor de la central nuclear Vladímir Ilich Lenin. A pesar de que aún habitan personas en contra de la orden oficial, la zona es carente de industrias y actividades económicas formales. Asimismo, la agricultura comercial aún está prohibida tanto allí como en las áreas circundantes.

Muchos miles de personas aún viven en la Zona de Reasentamiento Obligatorio, donde todavía se prohíbe la inversión y el uso de tierras agrícolas“, dijo Smith.

Ahora los científicos están intentando establecer una compañía llamada The Chernobyl Spirit Company para comercializar este vodka e iniciar la producción a pequeña escala para finales de este año.

Referencia:

Chernobyl vodka: First consumer product made in exclusion zone. https://www.bbc.com/news/science-environment-49251471