El trabajo por turnos, que se caracteriza por jornadas laborales fuera de las horas normales del día, es cada vez más común en la sociedad actual. Tener trabajadores disponibles las 24 horas es un requisito para muchas industrias incluyendo asistencia sanitaria, transporte, minería y aviación.

Además de que el trabajo por turnos es una ventaja para los empleadores, para algunos trabajadores representa una alternativa atractiva en términos económicos y de una parcial disponibilidad diurna que para muchos resulta ventajosa.

Mucho, poco o nada

Los impactos en la salud de las jornadas nocturnas han sido ampliamente investigados, encontrando una relación con un mayor riesgo de desarrollar trastornos metabólicos, incluyendo resistencia a la insulina, diabetes tipo 2, obesidad y trastornos gastrointestinales. El trabajo por turnos también se ha asociado con fatiga y problemas de rendimiento, particularmente en la noche, cuando los procesos circadianos y homeostáticos típicamente promueven el sueño.

La investigación evidenció que los participantes que tomaron un refrigerio justo después de la medianoche se sintieron más alertas y mostraron un mejor rendimiento.

Se sabe que la dieta es un factor que contribuye tanto en la salud como en el rendimiento de los trabajadores, por lo que un equipo de investigadores de la Universidad del Sur de Australia (UniSa) examinó si el horario de las comidas podría mejorar el rendimiento y el desempeño de los trabajadores por turnos durante la noche.

Para ello, los investigadores observaron a 44 adultos sanos que trabajan en horarios típicos en el Laboratorio del sueño de la UniSA durante siete días. Los participantes fueron colocados en horarios de trabajo por turnos, manteniéndolos despiertos durante la noche, mientras dormían en el día.

Del total del participantes se formaron tres grupos de estudio: uno que recibía una gran comida durante la noche, uno al que se les suministraba un refrigerio más pequeño y otro que no comía. Si bien los tres grupos recibieron la cantidad adecuada de calorías durante un período de 24 horas, el momento en que los participantes comieron su comida principal varió.

Después de la medianoche

Durante el tiempo de estudio, los participantes realizaron pruebas de rendimiento y reportaron calificaciones de cómo se sentían. Los investigadores estaban particularmente interesados ​​en el nivel de hambre, la reacción intestinal y somnolencia de los participantes después de comer a las 12:30 a.m.

El trabajo por turnos se ha asociado con fatiga y problemas de rendimiento, particularmente en la noche, cuando los procesos circadianos y homeostáticos promueven el sueño.

El equipo pudo evidenciar que los participantes que tomaron un refrigerio justo después de la medianoche se sintieron más despiertos, estaban más satisfechos con la cantidad de comida y tenían el mejor rendimiento mental, en comparación con los otros dos grupos.

Aquellos que no recibieron ningún alimento se desempeñaron mejor y estaban más alertas que aquellos que comieron mucho, pero el grupo que comió solo un refrigerio se sintió y se desempeñó mejor que sus contrapartes.

Los autores del estudio señalan que el siguiente paso que tienen programado está orientado a examinar qué tipo de refrigerios son mejores para los trabajadores por turnos.

Referencia: The factors influencing the eating behaviour of shiftworkers: what, when, where and why. Industrial Health, 2018. https://doi.org/10.2486/indhealth.2018-0147