Durante el incendio del 15 de abril que casi destruyó la afamada catedral de Notre Dame, cientos de toneladas de plomo que formaban parte del techo y el campanario se derritieron, liberando partículas de plomo que luego se asentaron en las calles y edificios circundantes.

Se sabe que el plomo puede acumularse en los tejidos corporales y causar daño al sistema nervioso, por lo que desde el momento del lamentable suceso las autoridades sanitarias francesas han impulsado una serie de medidas orientadas a minimizar el riesgo de intoxicación en la población.

Este es el riesgo oculto que tienen algunos colchones

Niveles preocupantes

Después de semanas de decir que los residentes no estaban en riesgo de intoxicación por plomo, el 25 de julio las autoridades de París cerraron repentinamente dos escuelas que estaban ejecutando programas de verano para niños, después de que las pruebas encontraron niveles alarmantes de plomo en estas instituciones.

En junio, las autoridades recomendaron análisis de sangre para niños y mujeres embarazadas que viven cerca de Notre Dame.

Eso provocó una demanda de un grupo ambiental que alega que los funcionarios no pudieron contener rápidamente los riesgos de contaminación, mientras que otros acusaron a la ciudad de no notificar al público sobre los alarmantes resultados de las pruebas.

Recientemente, las pruebas mostraron lecturas de hasta 7.500 microgramos de plomo por metro cuadrado en calles a un kilómetro de Notre Dame, según un mapa de resultados de la Agencia Regional de Salud (ARS).

En los días posteriores al incendio, en la plaza justo en frente de la catedral se encontraron niveles de hasta 900.000 microgramos de plomo por metro cuadrado, por lo esta área ha permanecido cerrada al público desde entonces.

En junio, las autoridades recomendaron análisis de sangre para niños menores de 7 años y mujeres embarazadas que viven cerca de Notre Dame, ya que se trata de un segmento poblacional especialmente vulnerable.

Nuevas medidas

La ARS indicó que el número de niños hasta ahora examinados se duplicó a más de 160 a fines de julio. Entre los 80 niños examinados el mes pasado, seis mostraron niveles de plomo de 25 a 49 microgramos por litro de sangre, un nivel en el que las autoridades sanitarias francesas instan a la vigilancia.

Durante el incendio que casi destruyó la afamada catedral, cientos de toneladas de plomo que formaban parte del techo y el campanario se derritieron.

Un niño en particular registró más de 50 microgramos por litro de sangre, lo que denota envenenamiento por plomo, pero las autoridades dijeron que era posible que en este caso pueden estar influyendo otras causas porque su hermana registró menos de 25 microgramos.

La Organización Mundial de la Salud advierte que no se conoce una concentración segura de plomo en la sangre, y manifiesta que incluso pequeñas cantidades pueden estar relacionadas con una disminución de las capacidades intelectuales en los niños, dificultades de comportamiento y problemas de aprendizaje.

Cinco ciudades francesas prohíben el uso de pesticidas

El trabajo de descontaminación en Notre Dame, la plaza frente a la catedral y las calles adyacentes, fue suspendido el mes pasado bajo la presión de los inspectores laborales preocupados por los riesgos del plomo.

Las autoridades indicaron que el trabajo se reanudará la próxima semana con medidas de descontaminación más estrictas. Una técnica consiste en esparcir un gel en el suelo para absorber el plomo, mientras que otra contará con chorros de agua a alta presión con agentes químicos para descontaminar el suelo.

Referencia: Crece la preocupación por la contaminación por plomo en Notre Dame. AFP, 2019. https://bit.ly/2yJQ6dD

Más en TekCrispy