Típicamente, el espíritu empresarial comienza con uno o más individuos que imaginan creativamente nuevas ideas de emprendimiento y forman creencias positivas sobre ellas. Hasta la fecha, la investigación sobre las capacidades individuales para realizar tales hazañas ha tendido a resaltar el papel positivo de tener niveles más altos de conocimiento, experiencia previa, educación, motivación o capital social.

Sin embargo, cada vez más los investigadores llaman la atención sobre la influencia que pudieran tener ciertos factores en el desarrollo de estos emprendimientos, como las variaciones diarias en los estados de ánimo, las emociones y otras dinámicas biológicas como el nivel de descanso y el sueño.

Un factor determinante

El sueño, como aspecto inevitable de la vida humana, tiene una importante influencia en los esfuerzos empresariales. De hecho, la realidad de las circunstancias particulares de cada uno implica que muchas personas exhiben naturalmente variaciones importantes en la medida en que están bien descansadas.

Una investigación evidenció la influencia del sueño en la capacidad de los empresarios para imaginar nuevas y atractivas ideas de emprendimiento.

En este sentido, los resultados de un reciente estudio sugieren que el sueño juega un papel especialmente importante, no solo para identificar una buena idea de negocio, sino también para evaluarla y creer que es viable.

No es un secreto que existe una conexión entre el sueño y el desempeño laboral, pero esta nueva investigación encontró un vínculo entre el sueño y las habilidades cognitivas necesarias para identificar y evaluar una idea.

Si bien los emprendedores usan la experiencia y el conocimiento del negocio para evaluar ideas que podrían convertirse en negocios exitosos, los investigadores evidenciaron que el sueño también parece ser un factor importante.

Estudiando habilidades cognitivas

Para llegar a sus conclusiones, el equipo de investigación encuestó a más de 700 empresarios de todo el mundo, indagando acerca los patrones de sueño, las horas de sueño y los tipos de sueño.

El estudio encontró un vínculo entre el sueño y las habilidades cognitivas necesarias para identificar y evaluar una idea de emprendimiento.

Se elaboraron propuestas de negocios y un panel independiente de expertos revisó y clasificó las propuestas según su potencial de tener éxito (alto, medio y bajo). Luego, los participantes revisaron las propuestas en el mismo día.

Las respuestas ofrecidas por los empresarios mostraron una tendencia constante: quienes informaron que dormían menos no escogían las mejores propuestas de negocio.

En un experimento complementario, un grupo más pequeño de participantes evaluó las propuestas durante varias semanas mientras los investigadores registraban sus patrones de sueño, encontrando que los participantes que tenían al menos siete horas de sueño cada noche, seleccionaron consistentemente las mejores propuestas identificadas por el panel de expertos.

Sobre la base de esta evidencia, los autores del estudio afirman que dormir menos conduce a creencias menos precisas sobre el potencial comercial de una nueva idea de negocio, respaldando la premisa de que una buena noche de sueño influye positivamente en la capacidad de los emprendedores para imaginar, identificar y evaluar nuevas ideas de emprendimiento.

Referencia: Sleep and entrepreneurs’ abilities to imagine and form initial beliefs about new venture ideas. Journal of Business Venturing, 2019. https://doi.org/10.1016/j.jbusvent.2019.06.004