De acuerdo a datos preliminares de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), julio de 2019 puede haber sido el mes más caluroso registrado en la historia, lo que generó advertencias sobre las urgentes acciones que se deben tomar para combatir el cambio climático.

Las temperaturas promedio mundiales del 1 al 29 de julio alcanzaron, y posiblemente superaron, el récord anterior del mes más caluroso de la historia, que se estableció en julio de 2016.

Esto es lo que pasa cuando las cianobacterias se infectan con virus

Temperaturas abrazadoras

El abrasador julio sigue al junio más caluroso jamás registrado y pone a 2019 en camino de estar en la lista de los cinco años más calientes de la historia.

El mes se caracterizó por olas de calor implacables en todo el mundo. La ciudad de París registró temperaturas sin precedentes.

Las altas temperaturas registradas en julio de 2016 se justificaron en gran medida porque ese mes tuvo una de las ocurrencias más fuertes del fenómeno El Niño, que eleva las temperaturas globales.

Pero ese no es el caso en julio de 2019, por lo que no puede usar la misma justificación. Las altas temperaturas simplemente son una consecuencia directa del cambio climático impulsado por la actividad humana.

Las temperaturas abrasadoras de este mes de julio causaron daños ambientales en todo el mundo. El 25 de julio, numerosos países europeos, incluidos Bélgica, Alemania y los Países Bajos, experimentaron nuevos récords nacionales de calor con temperaturas superiores a 40 grados Celsius (104 grados Fahrenheit).

La ciudad de París también registró su día más caluroso a 42,6° C  (108,6 F), mientras que las sequías generalizadas en India dejaron a millones de personas sin agua.

El calor extraordinario estuvo acompañado por un derretimiento dramático del hielo en Groenlandia, el Ártico y los glaciares europeos. Incendios forestales sin precedentes se desataron en el Ártico por segundo mes consecutivo, devastando bosques que alguna vez fueron vírgenes.

Consecuencias esperadas

Todos estos eventos no son sorprendentes. De hecho, son consecuencias esperadas acordes a los niveles de CO2 atmosférico que se registran en la actualidad, que vale puntualizar, son los más altos desde que comenzó la humanidad.

Incendios forestales sin precedentes se desataron en el Ártico devastando bosques que alguna vez fueron vírgenes.

En referencia a estos hechos, la secretaria general de la OMM, Petteri Taalas, señaló:

“Esto no es ciencia ficción. Es la realidad del cambio climático. Está sucediendo ahora y empeorará en el futuro sin una acción climática urgente”.

Por su parte, Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, advirtió que si todas las naciones no toman medidas inmediatas para enfrentar el cambio climático, los eventos climáticos extremos que observamos ahora “son solo la punta del iceberg”.

Este es el impacto oculto que los aviones tienen en el cambio climático

Julio es un signo de exclamación sobre lo que ya sabemos: el dial de calor ha sido accionado por la emisión indiscriminada de CO2 y otros contaminantes climáticos, los impactos son claros y si seguimos usando la atmósfera como un basurero, las cosas empeorarán mucho, aún mucho más.

Sabemos todo esto, y también sabemos que las acciones que tomemos hoy, aunque ciertamente no detendrán por completo el cambio climático, determinarán cuánto más se va a calentar el planeta, con todo lo que ello implica.

Referencia: July equalled, and maybe surpassed, the hottest month in recorded history. World Meteorological Organization, 2019. https://bit.ly/2K97PSg

Más en TekCrispy