Cortesía de: techxplore

Los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon dedicados al campo de la narración automatizada, han desarrollado unos bots capaces de utilizar la Inteligencia Artificial (IA) para mostrar finales sorprendentes.

El campo de la robótica, la IA y el aprendizaje automático están tomando cada vez mayor fuerza, ya hemos visto cómo estas tecnologías han contribuido enormemente al desarrollo de procesadores, cámaras y computadoras más rápidas e “inteligentes”.

Bots Narradores

Sin embargo, los investigadores han conseguido darle una nueva utilidad, pues han desarrollado bots narradores o storytelling bots para crear finales más lógicos y totalmente diferentes.

De acuerdo con la fuente, estos bots brindan mejores opciones que los algoritmos utilizados el la narración automátizada, que solo utilizan ‘oraciones genéricas’, como “Lo pasaron muy bien” o “Estaba triste” para generar finales que suenan más a finales predecibles que felices.

La tecnología como creador de finales 

Alan Black, profesor en el Instituto de Tecnologías de Lenguaje de CMU, menciona que el uso de la IA y el aprendizaje automático se utilizan para crear finales más elaborados que “El OVNI vino y se los llevó a todos”.

El profesor destaca que “el truco” está en exigirle al modelo que incorpore algunas palabras claves en el final que guarden cierta relación con el principio de la historia, donde además el modelo es recompensado por usar “palabras raras en el final”, ya que esto le otorga un toque ‘no predecible’.

Obtén fotos de rostros humanos generados por IA en Generated.Photos

Asimismo, Black mencionó que las terminaciones generadas por el modelo CMU obtuvieron puntajes más altos en el desarrollo de finales, pues sus ideas fueron aunque más lógicas, menos predecibles.

Varias aplicaciones

Ejemplo de ello fue que ante la siguiente historia generada por bots: “Megan era nueva en el mundo del concurso. De hecho, esta fue la primera. Estaba disfrutando mucho, pero también estaba bastante nerviosa. Los resultados estaban listos y ella y los otros concursantes se marcharon”.

El modelo generó finales, como: “Estaba decepcionada porque no podía tener que aprender a ganar” y “Al día siguiente, estaba feliz de tener una nueva amiga”, mientras que el algoritmo CMU produjo como final: “Megan ganó la competencia del concurso”.

Finalmente, el profesor menciona que esta área implementación podría usarse para generar historias secundarias en videojuegos, historias que resuman presentaciones en una conferencia y/o instrucciones para reparar algo, entre muchas otras opciones por lo este proyecto podría ser el inicio de algún proyecto futuro.

Más en TekCrispy