El Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS, por sus siglas en inglés), es un satélite de la NASA lanzado con el fin de descubrir otros planetas fuera del sistema solar y en un reciente estudio han develado la existencia de tres exoplanetas a una distancia aproximada de 73 años luz de la Tierra.

Un grupo de científicos del instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), con el apoyo de investigadores del Instituto Astrifísico de Canarias y otros institutos de tecnología de Europa, descubrieron tres exoplanetas en un sistema planetario llamado TOI270.

De acuerdo con los investigadores, este es un hallazgo importante no solo porque uno de estos exoplanetas tiene características de un planeta habitable, sino porque también podrían aportar información valiosa con relación a la formación planetaria.

TOI- 270 a 73 años luz

El sistema planetario descubierto se bautizó como TOI-270 y consta de tres exoplanetas ubicados a 73 años luz de la Tierra. Estos orbitan alrededor de una estrella enana roja en la región Sur de la Constelación Pictor.

Uno de los planetas llamado “Planeta b”, es una superficie rocosa un poco más grande que el tamaño de la Tierra, mientras que los dos más pequeños llamados “Subneptunos” tienen la mitad del tamaño del planeta Neptuno. El subneptuno “Planeta c” cuenta con una órbita de 5 días, mientras que el “planeta d” está en una órbita de 11 días, siendo uno de los más distantes.

Planeta habitable

Uno de estos planetas resultó idenficado como “habitable” por parte de los científicos, ya que está más alejado de la estrella, lo suficiente como para estar dentro de la “Zona Templada” para permitir alcanzar temperaturas adecuadas para alguna forma de vida.

Stephen Kane, profesor de Astrofísica Planetaria de la Universidad de California, dijo:

“Hemos encontrado muy pocos planetas como éste en zonas habitables, y muchos menos alrededor de una estrella con esas características”.

Maximilian Günther, investigador del MIT y autor principal del trabajo afirma que “el TOI-270 permitirá estudiar este ‘eslabón perdido’ en los planetas”, de manera que ayudarán a determinar “si los planetas pequeños, rocosos y los masivos y helados siguen el mismo camino de formación o evolucionan por separado”.

Los científicos prometen estudiar más a fondo este sistema cuando lancen el telescopio espacial James Webb, con el que podrán medir la composición de la atmósfera.

A poco más de un año de su lanzamiento, el TESS ha descubierto cerca de 21 planetas y 850 “mundos potenciales” y la meta es analizar 20,000 exoplanetas y determinar si cuentan con condiciones habitables.