Foto: Variety

Un investigador de seguridad informática ha reportado que la app de Netflix para Android ha comenzado a solicitar acceso a los sensores de actividad física de los smartphones. En su cuenta de Twitter, @BetoOnSecurity, el experto explicó que, en algunos casos el permiso para utilizar esta función estaba activado sin previo aviso.

Lo extraño del caso es que Netflix no pareciera ser una app que quiera saber cuándo estamos caminando o corriendo. Sin embargo, la compañía dijo a The Next Web que el movimiento formaba parte de una prueba para optimizar la calidad de reproducción de video con respecto a la actividad de los usuarios. En este sentido, Netflix aseguró:

Continuamente estamos probando formas de brindarles a nuestros usuarios una mejor experiencia. Esto forma parte de una prueba para ver cómo podemos mejorar la calidad de reproducción de video cuando un miembro está en movimiento. Solo algunas cuentas están en la prueba, y actualmente no tenemos planes para implementarla.

El sacrificio de la privacidad por un buen servicio

Netflix está utilizando el nuevo permiso de reconocimiento de actividad del sistema operativo Android Q, que le permite a los desarrolladores determinar si alguien está en movimiento mientras usa la app. En este caso, la compañía de entretenimiento planea utilizar los datos para verificar la calidad del almacenamiento de búfer. De esta forma, no existirán saltos en el video cuando el usuario está en movimiento. En todo caso, no estamos seguros de que este sea el verdadero fin.

Sea una prueba o no, lo cierto es que Netflix ha recopilado datos de los usuarios de manera indebida, sin embargo, como en otros casos vinculados al mundo tecnológico, estas compañías se escudan en presuntas pruebas y optimización de servicios para invadir la privacidad de los usuarios. Al final del día, la impunidad prevalece, y lo más grave del asunto es que estamos acostumbrándonos a que esto sea lo usual.