En las últimas décadas, los científicos han propuesto una contraintuitiva hipótesis sobre nuestro mundo moderno y ultra sanitizado, la cual sostiene que demasiada limpieza puede estar causando alergias, asma, enfermedades inflamatorias intestinales y otros trastornos autoinmunes.

La idea que sustenta la llamada hipótesis de la higiene, es que para muchos niños, especialmente en los países de mayor ingreso económico, la falta de exposición a bacterias, virus y alérgenos impide el desarrollo normal del sistema inmunitario, lo que en última instancia aumenta la posibilidad de que surjan trastornos en el futuro.

Mayor tasa de enfermedades autoinmunes

Los microorganismos están siempre presentes en nuestro medio ambiente y en nuestros cuerpos, y se sabe que muchos son beneficiosos, o incluso esenciales, para nuestra salud. Sin embargo, algunos son patógenos y pueden enfermarnos gravemente, y en ocasiones, pueden ser potencialmente fatales.

Los expertos explican que la clave es utilizar la investigación para determinar el equilibrio adecuado de saneamiento y exposición a bacterias.

Si bien es un tema de debate activo entre los científicos, con el paso del tiempo, la teoría de la higiene se ha ido afianzando, al punto de ser citada como una explicación de por qué las tasas de alergia y asma son mucho más altas en los países ricos.

Recientemente, un estudio demostró que los bebés que crecen en casas donde están expuestos a niveles elevados de ciertas bacterias, transportados en cucarachas, ratones y caspa de gato, son menos propensos a desarrollar sibilancias y asma a la edad de tres años.

Obviamente, las prácticas sanitarias básicas que hemos desarrollado como sociedad en los últimos siglos, como la construcción de infraestructura para eliminar la basura y las aguas residuales de las ciudades, han brindado todo tipo de beneficios.

Pero los investigadores han descubierto que algunas enfermedades autoinmunes específicas (asma,  fiebre del heno, enfermedades inflamatorias intestinales y varias alergias) se han vuelto mucho más comunes a medida que nos desarrollamos en entornos más limpios.

Exposición necesaria

Una teoría, llamada la “hipótesis de los viejos amigos”, sostiene que nuestro sistema inmunológico en su conjunto evolucionó en presencia de bacterias, virus y pequeños microorganismos que habitan naturalmente nuestros cuerpos.

La hipótesis de la higiene sostiene que la falta de exposición a bacterias, virus y alérgenos impide el desarrollo normal del sistema inmunitario.

Todavía no entendemos completamente cómo se desarrolla el sistema inmune a medida que crecemos, pero la idea es que esta exposición es realmente necesaria para que lo haga adecuadamente.

Sin exponerse regularmente a las bacterias, el sistema inmunitario no puede aprender a reconocer adecuadamente a los invasores dañinos debe eliminar. Como resultado, las enfermedades autoinmunes, en las que el sistema inmunitario se activa erróneamente en contra de nuestros propios cuerpos, se vuelven más comunes.

Nada de esto significa que se debe dejar de limpiar la casa o lavarse, o comenzar a beber agua potencialmente contaminada.

Las prácticas sanitarias básicas nos han traído enormes beneficios, han salvado millones de vidas al reducir todo tipo de enfermedades infecciosas, y es probablemente el avance de salud más importante que hemos logrado como especie.

Por lo tanto, como explican los expertos, la clave es utilizar la investigación para determinar el equilibrio adecuado de saneamiento y exposición a bacterias, a fin de limitar la propagación de enfermedades infecciosas sin provocar aumentos en los trastornos autoinmunes.

Referencias:

Hay fever, hygiene, and household size. British Medical Journal, 1989. https://doi.org/10.1136/bmj.299.6710.1259

Effects of early-life exposure to allergens and bacteria on recurrent wheeze and atopy in urban children. The Journal of Allergy and Clinical Immunology, 2014. https://doi.org/10.1016/j.jaci.2014.04.018